salud

¿Lunares sospechosos? cuidado con el cáncer de piel en tiempos de cuarentena

Si usted nota cambios en el aspecto de sus lunares o tiene lesiones que no sanan, la Liga Colombiana contra el Cáncer ofrece una asesoría para analizar su caso sin salir de casa.


Viviana Barrero pasó 36 años de su vida sin experimentar sangrado, picazón o molestia a causa de un lunar que tenía en el talón de su pie izquierdo. En agosto de 2019, y luego de un chequeo general, su médica le recomendó pedir una consulta dermatológica para indagar por el aspecto y las características de esta parte de su cuerpo que no era normal. "Pensaba que era muy saludable, pero me di cuenta de que cualquier cosa puede pasar", dice.

Todo pensó, menos que ese lunar fuera la manifestación de un melanoma lentiginoso acral, que suele ser uno de los tipos de cáncer menos frecuentes de su clase, aunque a la vez, de los más agresivos. "Me asusté y le pregunté (a la dermatóloga) que si me iba a morir y me dijo que no, que había que ‘correrle‘ porque la idea era que no se expandiera más adentro ya que era superficial", recuerda.

María Soledad Aluma, dermatóloga y especialista en cirugía dermatológica de Aurora: Centro Especializado en Cáncer de Piel, en Medellín, llevó el caso de esta mujer que debió hacer un alto en su carrera profesional para darle prioridad a un tratamiento ágil a su enfermedad. "El caso de Viviana es muy interesante de analizar. Primero, porque las personas pueden tener la idea errónea de que el cáncer de piel solo se presenta en personas mayores y ella es una mujer joven. De hecho, el melanoma es el segundo cáncer de piel entre los 15 y 29 años. Y lo siguiente, es que piensan que quienes tienen cáncer de piel son personas muy blancas y Viviana es de tez trigueña", explica.

Aunque se tiene el concepto de que la exposición al sol es el factor principal de riesgo para contraer cáncer de piel, Aluma señala que el melanoma lentiginoso acral "es muy común en Colombia, en personas de piel oscura, puede presentarse en palmas, plantas o uñas y no tiene asociación con el sol".

Por su parte, el carcinoma basocelular y el carcinoma de células escamosas; los dos tipos de cáncer más frecuentes, por encima de otros tipos de melanomas, sí están asociados a la exposición solar y tienden a presentarse en personas mayores o que habiten en zonas rurales las cuales no toman medidas de fotoprotección. 

Aluma menciona que lo ideal es que cada persona se realice un autoexamen de piel, aplicando la regla del ‘ABCDE‘ y se percate de lesiones nuevas que descamen o no cicatricen en más de un mes.

A, de asimetría: dibuje una línea imaginaria sobre la mitad de su lunar y revise si ambos lados tienen la misma forma y tamaño. 

B, de bordes: verifique que los bordes de los lunares sean nítidos y regulares. Un borde difuminado es signo de alarma para una lesión maligna.

C, de color: los lunares deben ser de un solo tono, usualmente café oscuro o claro.

D, de diámetro: verifique que su lunar no mida más de 6 milímetros.

E, de evolución: registre si el lunar presenta cambios con el pasar de los días.

Finalmente, Viviana Barrero fue diagnosticada a tiempo y pese a que la recuperación fue lenta y tuvo que aprender de nuevo a caminar, luego de la cirugía, dice que la experiencia le dejó una enseñanza: "Ante la más mínima reacción del cuerpo hay que consultar al especialista".

Según la Cuenta de Alto de Costo, organismo no gubernamental del Sistema General de Seguridad Social en Salud de Colombia, en 2018 se diagnosticaron 5.436 casos de
cáncer de piel no melanoma y 538 casos nuevos de tipo melanoma que produjo, a su vez, 269 muertes de pacientes en ese año.

‘A pesar del confinamiento, los riesgos siguen latentes‘

La Liga Colombiana Contra el Cáncer lleva 60 años trabajando por la prevención y el tratamiento de la enfermedad en el país y por este motivo, Gloria Inés Forero, su gerente, señala que la problemática del cáncer de piel no puede olvidarse con la llegada del coronavirus. "A pesar del confinamiento, los riesgos sobre el cáncer de piel siguen latentes", afirma. Aunque el sol es la mayor fuente de riesgo, ella hace un llamado a no bajar la guardia estando desde casa. "Los rayos ultravioleta por la luz que se emite de los computadores y otros artefactos, también preocupan", añade.

Bajo ese panorama, la liga ofrece una alternativa para que los pacientes tengan una consulta sin salir de casa y reduzcan el riesgo de contagiarse de covid-19 en una visita al consultorio. "En este momento estamos invitando a los colombianos que tengan una lesión sospechosa de piel, como lo es un lunar que está creciendo o cambia de color, que se tomen una foto y la envíen como mensaje interno a la Liga Colombiana contra el Cáncer en sus redes sociales", expresa Forero. 

Su inquietud será estudiada por un especialista que le dará el concepto y, en el caso que requiera atención médica, su caso será remitido a la liga contra el cáncer de la ciudad donde viva.

Este miércoles, 12 de agosto, la Liga Colombiana Contra el Cáncer realizará un conversatorio virtual titulado ‘Es necesario cuidar la piel del sol en tiempos de cuarentena?‘, en el que expondrá otras de las preocupaciones sobre la enfermedad de la mano de especialistas y sobrevivientes. La charla será abierta al público y puede participar a través de la página web de la organización.