salud

¿Cómo limpiar los pulmones de la contaminación y la nicotina?

Todas las personas deberían preocuparse por el cuidado de estos importantes órganos del cuerpo, sean fumadores o no.


El tabaco suele ser el causante principal de diversos tipos de cáncer, como: laringe, esófago, boca, pulmón, colon e hígado, entre otros. De hecho, los pulmones de una persona que fuma reciben un humo que contiene más de 4.000 sustancias químicas, de las cuales una importante porción son nocivas para la salud; este es uno de los ejemplos que citan los expertos para un mayor entendimiento sobre los efectos nocivos del tabaco para la salud, reseña el diario digital El Español.

¡Tome nota! Estas son las señales que indican que sus pulmones están fallando
El aire que respiran las personas no termina de estar limpio por otros factores externos tales como la contaminación. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Lo anterior es una clara muestra de la importancia de limpiar los pulmones, que no solo les compete a las personas que fuman, sino a aquellos que, por alguna razón, han sido o son fumadores pasivos. Sumado a lo anterior, el aire que respiran las personas no termina de estar limpio por otros factores externos como la contaminación.

Si bien es más complejo el tratamiento para las personas que han fumado por años, todas las personas deberían preocuparse por el cuidado de estos importantes órganos del cuerpo, sobre todo de las sustancias que se pueden ir acumulando tanto en los bronquios y alvéolos.

De no llegar a hacerlo, podría derivar en diferentes consecuencias, como: poca capacidad pulmonar al inhalar, menor resistencia física, pérdida del aliento al realizar actividad física, incapacidad de respirar correctamente, cansancio crónico y aumento de la probabilidad de contraer enfermedades respiratorias, reseña el medio español.

Los chequeos de rutina son responsabilidad de cada ser humano, estos permiten tener conocimiento completo sobre el estado de salud. En ese sentido, hay diferentes hábitos que permiten realizar mejoras en el organismo, para evitar patologías a futuro. Con la limpieza de los pulmones se reducirá la mucosidad en el pecho y, como consecuencia, habrá mejoras en la calidad de vida.

La nicotina es uno de los componentes del tabaco y si se consume en grandes cantidades puede aumentar la frecuencia cardiaca, la presión arterial y el flujo sanguíneo, aumentando la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares.

El Español reseña un listado de consejos que ayudan a eliminar la nicotina de los pulmones y de aquellas sustancias que no les hacen bien a estos órganos. En primer lugar, recomienda hidratarse bien: ayuda a limpiar los pulmones y mejorar la respiración, además el agua ayuda al organismo a eliminar las toxinas a través de la orina y el sudor.

Como todo lo relacionado con la salud, la alimentación es clave. El exceso de grasa que suele acumularse en el abdomen puede ayudar a elevar el diafragma, apretando la caja torácica y haciendo que disminuya la capacidad pulmonar. En consecuencia, se recomienda la ingesta de frutas y verduras, evitando el consumo de alimentos procesados ricos en grasas y azúcares.

Practicar cerca de 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado durante, al menos, cinco días a la semana, también puede ayudar a limpiar los pulmones, los fortalecerá y aumentará la capacidad respiratoria. Si la persona ha fumado por años, se recomienda empezar por breves periodos de tiempo y comenzar a aumentar el nivel acorde a las capacidades del organismo.

Obesidad, ejercicio físico
Practicar cerca de 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado durante, al menos, cinco días a la semana, también puede ayudar a limpiar los pulmones. - Foto: Getty Images

Si bien evitar la contaminación no es una tarea fácil, tampoco es imposible. Hay lugares que pueden tener menos incidencia de este factor ambiental y se recomienda evitarlo, en especial cuando se practica ejercicio. Se debe evitar hacer ejercicio en lugares con mucho tráfico. En línea con lo anterior, se recomienda purificar el aire del hogar y asegurarse de que haya una buena ventilación.

Los baños de vapor ayudan a limpiar los pulmones, pues al entrar al tracto respiratorio ayudan a depurar la mucosidad en el pecho. Estos baños de vapor pueden ser preparados con eucalipto, menta o pino, preferiblemente 15 minutos antes de que la persona vaya a dormir.

Las infusiones herbales también ayudan con este propósito. Una de las más recomendadas es la infusión de jengibre, gracias a su efecto antibacteriano y a que es un buen limpiador. Las infusiones de tomillo, hinojo, regaliz, bromelina, ortiga, pino y romero también son muy efectivas.

Una dieta rica en vitaminas C y E también ayuda a mantener limpios los pulmones. Pomelo rosa, orégano, ajo, cebolla, avena, pimienta de cayena o pimienta roja son algunos alimentos que ayudan con este propósito.