vida moderna

Dieta de colores: la importancia de una dieta diversa para mejorar la salud

Una dieta sana ayuda a mantener un buen estado de salud.


Una alimentación saludable es fundamental para el bienestar integral del cuerpo humano. Ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades no transmisibles y a combatir algunas afecciones. Acudir a un médico y a un nutricionista es un paso importante para conocer las necesidades de cada individuo y tener una dieta que responda a estas, especialmente con la gran diversidad de dietas extremas que se hacen populares.“Las dietas de moda pueden prometer resultados rápidos, pero estas dietas limitan la cantidad de nutrientes que ingieres, pueden ser poco saludables y tienden a fallar a largo plazo”, explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La diversidad, los colores y la variedad en una dieta es importante. La Organización Mundial de la Salud explica las características de una alimentación saludable:

  1. Debe incluir frutas, verduras, legumbres, frutos secos y cereales integrales.
  2. Mínimo cinco porciones de frutas y hortalizas al día; excepto papas y otros tubérculos feculentos.
  3. La ingesta calórica total de azúcares libres (aquellos que se agregan a las bebidas como la miel, jarabes, etc) debe ser menos del 10 %, en el caso de un individuo con un peso corporal saludable y el cual consuma alrededor de 2000 calorías diarias.
  4. La ingesta calórica diaria de grasas debe ser menos del 30 %. Las grasas no saturadas son más saludables que las grasas saturadas. Según indica la OMS las grasas trans producidas industrialmente se deben evitar.
  5. Consumir menos de 5 gramos de sal al día, lo que equivale a una cucharada pequeña.

Adicionalmente, los CDC recomiendan moderar el consumo de los azúcares libres. “Para obtener mayores beneficios se recomienda reducir su consumo a menos del 5 % de la ingesta calórica total”, recomiendan los CDC.

También le puede interesar:

Grasas saturadas e insaturadas

Existen dos tipos de grasa: saturada e insaturada. La mayoría de los alimentos que se consumen a diario tiene una combinación de ambas. La diferencia radica en que la primera está en estado sólido a temperatura ambiente y la segunda, en estado líquido.

La grasa saturada tiene efectos negativos en la salud de las personas. Esta se puede encontrar en alimentos como la mantequilla, la leche y el queso entero. Este tipo de grasa pone en riesgo el bienestar del organismo, debido a que aumenta significativamente los niveles de colesterol malo (LDL) en el torrente sanguíneo. El colesterol puede causar el taponamiento de las arterias, lo que desencadena ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Los expertos de Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos señalan que para tener una dieta equilibrada las grasas saturadas deben ser menos del 6 % de las calorías diarias totales. Estas se encuentran naturalmente en la mantequilla, la crema, productos horneados, fritos, aceite de palma, aceite de coco, aceite de palmiche y el helado. El diario La Vanguardia menciona los alimentos que más la contienen:

1. Carnes rojas.

2. Aceite de coco extra virgen.

3. Lácteos y sus derivados (queso, yogur).

4. Galletas, donas.

Lo ideal es moderar su consumo diario y contribuir a la salud óptima. Para conocer qué hábitos alimenticios se deben modificar, se recomienda consultar a un nutricionista. Este profesional puede dar la asesoría adecuada.

Consejos para iniciar una dieta saludable

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro, dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, brinda algunos consejos para empezar una alimentación saludable. Explica que es importante tener una dieta que: