vida moderna

Dietas bajas en carbohidratos: 6 razones por las que podría no estar perdiendo peso

Tenga en cuenta que además de seguir una dieta, existen otros factores que podrían estar afectando el trabajo para perder peso.


Pese a que muchas personas que se proponen perder peso, ya sea por temas de salud o por estética, acuden a estrictas dietas bajas en carbohidratos las cuales, en efecto, ayudan a este propósito, no lo logran perder kilos con la velocidad que esperan, razón por la que la mayoría se sienten frustrados.

Sin embargo, se debe tener presente que además de no hacer las diferentes dietas de manera correcta, existen muchas otras razones que pueden llevar a que los resultados propuestos no se logren. El medio estadounidense El Diario compartió algunos de los factores que podrían estar causando que esos centímetros de más no desaparezcan.

El primero de ellos y tal vez el más común es el estrés. Estar en permanente tensión física o emocional debido a cualquier situación o pensamiento, hará que se genere una sensación de frustración o nerviosismo y, por lo tanto, se vea afectado el proceso de pérdida de peso.

Este efecto se da debido a que el estrés eleva la cantidad de cortisol en la sangre, lo que genera que incremente la ansiedad y por ende la necesidad de ingerir comidas que por lo general son poco saludables rompiendo así con la dieta baja en calorías.

Asimismo, debido a que el cortisol interviene en el metabolismo de los carbohidratos, las grasas y las proteínas que se consumen, cuanto más alto sea el nivel de esta hormona, el cuerpo manejará con más dificultad el uso de todo lo que se ingiere.

En segundo lugar, otro de los factores que afecta en gran medida a las personas que quieren bajar de peso es no dormir lo suficiente.

Dado que la falta de sueño y por lo tanto el exceso de cansancio puede llevar a que las personas se sientan menos motivadas para ejercitarse y, además, sientan deseos de comer más, esta condición podría conllevar a que los individuos ganen mucho más peso.

Otro de las razones por las que se puede no perder el peso deseado es que tal vez desde el inicio las expectativas frente a este aspecto son muy altas. Es importante asesorarse para que un experto determine según la contextura, la edad, los hábitos, la estatura y el peso actual, y cuál es la meta propicia a corto, mediano y largo plazo. No todos los organismos funcionan igual a ciertas dietas o rutinas.

Una vez se identifique hasta dónde se puede llegar y en qué tiempo, se puede replantear toda la dinámica para alcanzar los objetivos y con ello evitar posibles frustraciones.

Siguiendo por la línea de conseguir la asesoría adecuada para lograr los objetivos planteados, hay que descartar con un médico la posibilidad de tener una condición médica que impida la pérdida de peso, entre ellas sufrir de hipotiroidismo, una afección en la que la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea y que, por lo tanto, entre otras más consecuencias, podría generar que las personas suban de peso.

Con respecto a las actividades físicas, al igual que con la alimentación, hay ciertos ejercicios más apropiados para unas personas que para otras. Por lo tanto, es importante validar qué es lo que más conviene para cada caso y con ello evitar que además de no perder peso rápidamente, se pueda afectar algún músculo.

Y, por último, algunas cosas relacionadas con la alimentación, entre ellas ingerir muchos lácteos altos en proteínas que, así como los carbohidratos, elevan los niveles de insulina, fomentando el almacenamiento de grasa como fuente de energía, así como comer azúcares aparentemente “saludables” que, pese a que se diferencian de los otros, también tienen muchos carbohidratos.

Con la identificación de estos factores es posible trabajar en ellos y con esto aumentar la posibilidad de llegar al deseado peso ideal.