neurociencia

Lo bueno de ser papá

Una investigación reveló una serie de cambios neuronales que produce múltiples beneficios en la vida de un hombre que tiene hijos.


Según Ruth Feldman, profesora de psicología de la Universidad Bar Ilán, en Israel, y autora del trabajo, ya se sabía que el cerebro de las mujeres que se convierten en madres desarrolla el mayor número de conexiones neuronales posibles después del parto, pero ahora se demostró que estos cambios también ocurren en el cerebro masculino. El nivel de la materia gris, relacionada con la inteligencia, aumenta y esto los ayuda a mejorar su capacidad de hacer varias cosas a la vez. Además se vuelven más afectuosos y receptivos durante los primeros años de crianza, lo cual les permite ser igual de cuidadosos y protectores que las mamás. El trabajo salió publicado en la revista Social Neuroscience.