Tendencias
Cuidado de la piel (Foto Getty)
Cuidado de la piel (Foto Getty) - Foto: Getty Images

belleza

Ocho sencillos trucos para reducir las arrugas y líneas de expresión

Sin importar la edad, es importante siempre estar al tanto del cuidado de la piel.

Las arrugas, así como las líneas de expresión, son para muchos ‘temidas características’ que surgen luego de superar los 35 o 40 años de edad, y que se van acentuando con el paso de los años debido al proceso natural de envejecimiento, en que el organismo empieza a experimentar una disminución de colágeno, que además del buen estado de la piel, también afecta el buen funcionamiento de huesos, dientes, músculos y articulaciones.

Por ese motivo, es común ver cómo muchas personas se someten a diversos tratamientos estéticos que ayuden a que la edad no se refleje en su piel, entre ellos técnicas quirúrgicas que, además de costosas, pueden en algunos casos traer consecuencias adversas.

Sin embargo, para quienes no se quieran someter a procesos invasivos o tal vez muy costosos, existen algunos sencillos trucos para mitigar la aparición de arrugas y líneas de expresión basados en prácticas rutinas, así como en consejos de alimentación.

Lo primero que hay que tener en cuenta y que está entre las principales recomendaciones de los expertos de la piel, así como de los maquilladores, es nunca saltarse el proceso de limpieza, tanto antes de salir de la casa o en la mañana, como antes de acostarse.

Con esta rutina, se retiran las impurezas y el exceso de sebo que se forma sobre todo en las pieles grasas, y se prepara la piel para ser hidratada con alguna crema o producto recomendado por los dermatólogos, siendo así este el segundo truco.

Con respecto a la hidratación de la piel, es importante disponer de un hidratante apto para cada tipo de piel, que se deberá aplicar con un suave masaje sobre el rostro.

En tercer lugar, es indispensable protegerse del sol. Teniendo en cuenta que los estudios científicos han demostrado que el 80 % del envejecimiento prematuro de la piel se debe a la exposición a la radiación solar sin protección, es primordial tener en cuenta que, más que las cremas antiarrugas, hidratantes y muchas otras que poseen cientos de propiedades, aplicarse diariamente una crema con fotoprotector es el tratamiento antienvejecimiento más eficaz, aun en los días de invierno.

Por ese motivo, y más para aquellos que tienen pieles delicadas, es recomendable que bajo la asesoría de un experto adquieran una crema con fotoprotector que encaje con las necesidades de cada persona y con ello se asegure su máxima eficacia y practicidad a la hora de salir a la calle y recibir la luz del sol.

El cuarto truco consiste en cuidar la alimentación. Comer pan, galletas, caramelos, jugos artificiales, entre otros productos, contribuye al aumento de la glucosa en la sangre y el exceso de azúcar se engancha a algunas proteínas (elastina y colágeno entre ellas). Lo anterior hace que estas proteínas se vuelvan rígidas y las endurece, por un proceso denominado glicación, explicó María T. López, farmacéutica y técnica en nutrición y dietética, en un artículo publicado en el portal Saber Vivir.

Asimismo, mantenerse hidratado es una buena manera de hacer que la piel no pierda el brillo y se arrugue menos. Por ese motivo, beber entre dos y tres litros diarios de agua hace que las células de la piel se mantengan hidratadas y, por ende, se retrase un poco el envejecimiento.

De acuerdo con la experta, también es importante dormir lo suficiente, dado que permite estimular la melatonina, hormona relacionada con el sueño que tiene un poder antioxidante y antiinflamatorio. Además, dormir al menos siete horas incrementa la hormona del crecimiento.

Del mismo modo, realizar alguna actividad física y llevar una dieta saludable es fundamental para mantener una buena producción de colágeno que contribuya al óptimo funcionamiento del sistema óseo y muscular, entre otros.

Por último, es importante evitar fumar, teniendo en cuenta que el humo del tabaco contiene toxinas que, además de generar complicadas afecciones a la salud, dañan la piel y estimulan el envejecimiento prematuro.