vida moderna

Pensamientos negativos: cinco ‘tips’ para superarlos según la psicología

Librarse de la ‘basura’ mental es clave si se quiere tener pensamientos más positivos.


Repentinamente, los pensamientos negativos pueden aparecer y convertirse en un hábito muy peligroso para la salud mental. Estas ideas suelen instalarse en la mente y permanecer ahí si no se hace nada.

Cuando se ha creado este hábito y las personas comienzan inconscientemente a pensar de manera negativa, lo más natural es querer que estos pensamientos se vayan para siempre de la mente. Pero casi siempre, cuando se intenta hacer esto, el resultado suele ser contraproducente.

La mente a veces suele ser traicionera y no comportarse como se espera o se le ordena. Es muy común que, al intentar sacar estos pensamientos negativos, se instalen con más frecuencia en la mente.

Por eso, cuando se quiera no pensar en algo, hay que plantearlo desde un enfoque diferente. Por eso hay cinco tips para que tener presente y poder controlar cada día un poco más la mente y lograr eliminar poco a poco los pensamientos negativos de la cabeza.

Hay que hablar de lo negativo

Muchas veces los pensamientos negativos habitan en la mente porque hay problemas o emociones que se necesitan comunicar pero que no se le dicen a nadie. Por eso no es bueno guardar las cosas y creer que se puede con todo solo. Siempre una conversación con alguien de confianza hará que se libere esa carga y permitirá que la mente se desahogue de eso que ha tenido reprimido en los pensamientos.

Hay que cambiar la perspectiva de los pensamientos

En ocasiones los pensamientos negativos son producto de tener un foco equivocado de las situaciones. Hay que revisar el punto de vista que se tiene de las cosas e imaginar cómo se vería todo desde otra perspectiva. Es decir, en vez de solo ver que se está pasando un momento con muchos problemas, se puede analizar que es un momento lleno de desafíos y que hay que trabajar en buscar las soluciones.

Todas las personas tienen momentos difíciles y pruebas que a veces se cree que no se podrán superar, eso se debe tener muy presente porque muchas veces se cree que son situaciones que solo se le presentan a la persona que tiene este tipo de pensamientos negativos. Por eso hay que buscar la manera de plantear las dificultades como desafíos que tarde o temprano se lograrán superar.

Hay que cuidar el lenguaje corporal

Casi siempre cuando alguien está pasando por dificultades toma posturas y comportamientos físicos inconscientes que demuestran que no es feliz en ese momento. Hay que analizar si inconscientemente se está tomando una postura encorvada, frunciendo el ceño y generando “muecas” que muestran un malestar constante ante la vida.

Esto, sin que la persona lo sepa, día a día comienza a afectar la autoestima y por ende se produce una pérdida de confianza personal. Por lo que, una vez identificado este problema, hay que esforzarse por cambiar la postura, cambiar la seriedad por una sonrisa y comenzar a mandar un mensaje positivo desde el cuerpo para que la mente deje de percibir esa negatividad que llevaba anteriormente.

Convierte la negatividad en creatividad

Sentirse mal, aunque suene contradictorio, puede producir cosas positivas. Cuando se logra explorar las emociones se puede hacer que todos estos pensamientos negativos se transformen en una pieza creativa. Hay que intentar escribir, dibujar, pintar o generar algo que exprese lo que esta sucediendo en la mente.

Este proceso de liberación hará que la mente se relaje y se puedan ver los pensamientos desde una perspectiva que no se había visto antes. Lo que hará más sencillo entender la situación y encontrar la solución para sanar la mente e ir superando la negatividad.

Salir a la calle y cambiar el entorno

La mayoría de las veces los pensamientos negativos se instalan en la mente porque el entorno es el mismo y se pierde la sorpresa, entonces se vuelve constantemente a la mente donde las cosas justamente no andan bien en ese momento.

Hay que buscar nuevas actividades que no se hacían antes, ir a lugares que no se conocían, intentar viajar, intentar sorprenderse en lugares que consuman el tiempo y den experiencias nuevas que hagan que la mente se refresque y tenga nuevas ideas y nuevos recuerdos para conservar.

Esto permitirá que los pensamientos negativos no sean prioridad siempre y que, con el tiempo, cada vez sean menos frecuentes. Los momentos que se pasan lejos de los lugares que recuerdan episodios negativos de la vida darán un espacio fundamental para recuperar la tranquilidad.