Las harinas no se deben consumir en exceso, pues se vuelven dañinas para el organismo. | Foto: cocina semana

Vida Moderna

¿Qué alimentos se convierten en azúcar en la sangre?

Es importante fijarse en las etiquetas de los alimentos que se consumen a diario para identificar lo que es bueno para la salud.

16 de abril de 2022

A lo largo del tiempo se ha hablado mucho sobre el azúcar en la sangre y de la transformación de los alimentos en el organismo luego de ser ingeridos, ya que varios de ellos tienen el mismo efecto de la glucosa en el cuerpo humano.

Así las cosas, estos son algunos de los alimentos que no se deben consumir en exceso, dado que al convertirse en azúcar en el organismo pueden alterar el correcto funcionamiento del mismo y así desencadenar enfermedades como la obesidad y las enfermedades crónicas degenerativas.

1. Harinas refinadas

En el mercado existen dos clases de harina: las integrales (conservan sus componentes originales por naturaleza) y las que han sido procesadas y refinadas para obtener las comúnmente llamadas “blancas”.

La harina integral conserva el pericarpio, el salvado, el germen y el endospermo.

Lo que sucede con la harina blanca es que, al ser refinada, el germen y el salvado se descartan, por lo cual la digestión de las mismas se acelera al no contar con la fibra original que evita que la absorción sea más rápida, así lo afirma Accu-Chek.

2. Lácteos

Todos los derivados de la leche que no estén descremados deben ser eliminados de la dieta de personas diabéticas, como: margarina, yogur, queso y nata, según CuidatePlus.

3. Algunos almidones

Por lo general, los almidones que están menos procesados tienden a subir el azúcar en la sangre con mayor lentitud. Esto incluye alimentos como el arroz integral, las lentejas y la avena. Los alimentos muy procesados, como el arroz blanco y el pan blanco, suben el azúcar en la sangre más deprisa, asegura KidsHealth.

Bimbo espera desarrollar más el consumo de la dona empacada que viene en tres referencias: Dona cubierta de Chocolate, Dona rellena de Arequipe y la nueva referencia, Dona rellena de Mora.
Los alimentos procesados favorecen la glucosa en la sangre, y debe evitarse para no padecer diabetes. | Foto: Cortesía Bimbo

4. Azúcares añadidos

Los alimentos con azúcar añadido (como pasteles, galletas y refrescos) aumentan rápidamente el azúcar en sangre. Es posible ver escritas las palabras “azúcar, jarabe de maíz, dextrosa, sacarosa o fructosa” en las etiquetas de los productos.

Los alimentos que contienen azúcar de manera natural (como la fruta, la leche o el yogur griego) no hacen que el azúcar suba tan rápido, como sí lo hacen los azúcares añadidos, y son mucho más nutritivos.

Por otro lado, la fibra ayuda a enlentecer la absorción de azúcar: una dieta que contenga mucha fibra puede ayudar a las personas con diabetes a mantener las concentraciones de azúcar en sangre dentro de unos márgenes saludables.

La fibra de los alimentos contribuye a la descomposición de los hidratos de carbono en azúcar más despacio, de modo que no tiene lugar una subida tan inmediata del azúcar en sangre.

Buena fuente de fibra son las frutas, las verdura, los frutos secos y las semillas, así como los cereales integrales. La fibra también ayuda a generar sensación de saciedad, y hace que el sistema digestivo vaya más ligero, según KidsHealth.

Cabe recordar que, después de comer, el cuerpo descompone los hidratos de carbono en glucosa (azúcar), la cual proporciona energía a las células. La glucosa sube en el torrente sanguíneo y la concentración de azúcar en sangre se eleva.

Cuando ocurre esto, el páncreas librera una hormona llamada insulina. Para su correcto funcionamiento, el cuerpo necesita insulina para que la glucosa pueda entrar en las células. Sumado a esto, se recomienda moderar el consumo de pan y huevos. La dieta debe incluir aceite de oliva virgen extra y frutos secos en cantidades moderadas, afirma CuidatePlus.