Ojos que si ven.


Células madres extraídas de la médula ósea han hecho posible regenerar algunos vasos sanguíneos en los ojos de los ratones. Durante los experimentos, realizados por un grupo de investigadores del Scripps Research Institute de California, las células precursoras endoteliales fueron inyectadas directamente en los ojos de los roedores y luego se pegaron a las células de la retina, permitiendo la formación de nuevas venas. Lo que más sorprendió al investigador Martín Friedlander, director del estudio, fue que las células madres no se dirigieron a los vasos maduros sino que se fueron directamente hacia donde debían formarse los nuevos. Si el ensayo clínico da resultado en humanos en un futuro se podrían tratar enfermedades degenerativas de la mácula que causan ceguera.