Las imágenes que se conocen de la situación muestran a varios integrantes de la fuerza pública con dos personas detenidas. Cuando intentan trasladarlos, la comunidad se interpone e incluso se enfrentan a algunos soldados.

El incidente se registró en el municipio de Valdivia, Antioquia | Foto: Pantallazo video @DenunciasAntio2

En el video se observa a uno de los detenidos con botas de caucho negras, un jean azul, una camiseta amarilla y un poncho negro debajo de un árbol y rodeado de integrantes del Ejército, quienes lo tienen detenido.

Se escucha también una persona decir “sáquelo” y en ese momento una mujer de la comunidad lo mira y le responde “no lo van a sacar”.

Posteriormente, la mujer asegura que necesitan a la comunidad para que les ayuden y empiezan a forcejear con los soldados, que intentan sacar al detenido. La mujer, incluso, toma el arma que lleva uno de los uniformados e intenta quitársela.

La comunidad busca evitar la captura de dos personas | Foto: Pantallazo video @DenunciasAntio2

En ese momento, aparecen otros integrantes de la comunidad, dos hombres, quienes se enfrentan a los soldados y corren por una pendiente, intercambiando golpes y empujones.

El video muestra cómo un soldado acciona su fusil y, en ese momento, dejan de grabar lo que ocurre.

Lo que se ha podido conocer, hasta el momento, es que los dos hombres que fueron detenidos por el Ejército, al parecer, tenían en su poder 4 kilos de cocaína y presuntamente serían integrantes del ELN.

Procuraduría alerta sobre 18 muertos en acciones violentas en Valdivia y Yarumal, Antioquia

La Procuraduría General de la Nación se pronunció sobre el incremento de los enfrentamientos entre el Clan del Golfo y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), en zona rural de los municipios de Valdivia y Yarumal, Antioquia, donde habría dejado, desde el pasado 6 de marzo, un saldo de 18 miembros de estos grupos asesinados.

Los combates también generaron desplazamiento, confinamiento y desabastecimiento de alimentos y medicinas para al menos 80 familias de las veredas La Cruzada y poblaciones aledañas al municipio de Yarumal.

Por su parte, el Ministerio Público hace un llamado al Gobierno para que se protejan esas vidas y se tomen acciones urgentes de atención humanitaria a las familias afectadas y así evitar que esta situación continúe expandiéndose hacia otras zonas del departamento.

Lo cierto es que el centro de confrontación es la vereda La Cruz del municipio de Valdivia, donde el control de las rentas ilegales ha sido acaparado por el ELN. Sin embargo, desde hace dos semanas los hombres que comandó alias Otoniel invadieron su territorio y se están defendiendo hasta la muerte. Al parecer, las víctimas mortales serían de las AGC y no superarían los 20 años.

“Esta problemática, lejos de detenerse, se ha expandido a otras subregiones como el nordeste antioqueño, de donde se ha conocido de riesgos de desplazamiento de las comunidades de Segovia y Remedios, por las disputas de control territorial y de rentas ilícitas entre estos grupos armados organizados”, aseguró el procurador delegado para los Derechos Humanos, Javier Sarmiento.

Grafiti alusivo al Clan del Golfo en Rionegro, Antioquia. | Foto: Cortesía.

Las rutas para mover el narcotráfico es el punto de la discordia. Desde esta zona hay conexión directa con las subregiones del nordeste y Bajo Cauca. La comunidad está en medio de la violenta confrontación, sometidas a un confinamiento. Con base en los testimonios recopilados por la Personería, las parcelas habrían sido minadas por los ilegales para hacerse contrapeso.

Se sospecha que el ELN tiene el respaldo operativo de las disidencias de las Farc. Las tres estructuras armadas ilegales comparten el mismo perímetro. Les llama la atención la ubicación estratégica para llenar sus bolsillos de dinero. Los combatientes se están abasteciendo de armas entre los municipios de Valdivia y Yarumal. Cada día los campesinos escuchan más detonaciones.

Es por ello que la Procuraduría General de la Nación manifestó que, a través de sus capacidades misionales, continuará monitoreando las afectaciones contra la vida y libertades fundamentales de los habitantes de estas zonas del departamento de Antioquia; y vigilando la respuesta institucional, que en estos escenarios ha de ser urgente, excepcional e inmediata.