destinos

Lima es catalogada como uno de los destinos gastronómicos más importantes del mundo

En la capital peruana se encuentran dos de los mejores restaurantes del planeta, Maido y Central.


La revista británica Maxim publicó un reportaje en el que señaló que Lima, Perú, es “el reino de los cielos” en materia gastronómica y la catalogó como “posiblemente” el mejor destino culinario del mundo.

El periodista gastronómico de Maxim Nicholas Stecher recorrió las ciudades de Lima, Cusco y Valle Sagrado para reconocer la riqueza cultural y la biodiversidad del país.

El artículo se compuso de una serie de entrevistas con destacados cocineros entre los que se encuentra Virgilio Martínez, fundador de Central, el mejor restaurante de Latinoamérica según la lista The World’s 50 Best.

“Cenar en este codiciado restaurante (las reservas se hacen con tres meses de anticipación) escondido en el barrio de Barranco es una especie de galería gástrica: una visita guiada de cuatro horas por Perú, cada plato no se basa en la ubicación sino en la elevación”, dijo Stecher.

El valor de un menú degustación en Central varía entre 192 y 210 dólares (entre 755 mil y 825 mil pesos colombianos).

“Hoy no es exagerado describir a Martínez, galardonado con una estrella Michelin, como uno de los chefs más aclamados e innovadores del planeta. Pero a diferencia de muchos, su innovación no nace de nuevas herramientas o técnicas (aunque emplea muchas de ambas), ni de buscar ingredientes oscuros en el suelo del bosque (aunque también lo hace). Lo que convierte a Martínez en uno de los chefs más electrizantes es la adopción de los ingredientes autóctonos únicos y el paisaje singular de su tierra natal”, escribió Nicholas Stecher.

La Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PromPerú) destacó que el 11% de los turistas que viajan al país lo hacen motivados por la gastronomía. El 52% es procedente de Sudamérica, 26% de Norteamérica y 17% de Europa.

Maxim añadió que Perú cuenta con recursos genéticos de plantas y animales, así como una larga tradición agrícola y diversidad cultural andina que lo posiciona como una “inagotable despensa de productos para el mundo”.