El ex fiscal contra la corrupción Gustavo Moreno tiene rabia. Pero no por la situación que está atravesando, sino porque lo mordió un perro rabioso. En este momento lo están sometiendo a un tratamiento de inyecciones que puede durar algunas semanas. Hasta que no esté curado, no podrá ser extraditado. La Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia consideran que ya ha suministrado toda la información que tenía sobre los escándalos en los que está involucrado y que ha actuado con transparencia. La Procuraduría, por el contrario, todavía quiere seguir interrogándolo para que no quede ningún cabo suelto.

2018-01-06

Otros Confidenciales

CORONAVIRUS

¿Qué tan probable es contagiarse en un bus?

Científicos de la Universidad de Southampton, en Reino Unido, calcularon las posibilidades de contraer la covid-19 en un medio de transporte masivo si se sienta al lado, detrás o a unas filas de un pasajero con la enfermedad.