deporte

Champions League, un negocio que mueve 3.000 millones de euros

Los derechos de televisión se convirtieron desde hace unos años en la principal fuente de ingresos de los equipos de fútbol. ¿Es suficiente para salvar este deporte de los estadios vacíos?


La UEFA Champions League, el torneo de clubes de fútbol más famoso y visto del mundo, comenzará sus cuartos de final este miércoles 12 de agosto en medio de la peor crisis de las últimas décadas. 

Se trata de una jornada extraña pues todos los partidos de cuartos, semifinal y final se disputarán en una sola ciudad: Lisboa, Portugal. 

A diferencia de otras ocasiones, caracterizadas por el fervor y pasión de los hinchas y por las millonarias cifras en publicidad y taquillas, esta vez los organizadores se vieron obligados a realizar a puerta cerrada una especie de ‘mundialito’ de clubes.

El impacto económico para los encopetados clubes de Europa será enorme. Equipos de gran renombre realizaron en los últimos años millonarias inversiones en pases de jugadores y escandalosos salarios para obtener una mayor tajada en este lucrativo y multimillonario negocio.

Sin embargo, los millonarios contratos de televisión parecen ser la tabla de salvación de este espectáculo, que de igual manera se tendrá que ajustar el cinturón unos cuantos años.

La Unión Europea de Fútbol Asociado (UEFA), organizadora del campeonato UEFA Champions League (UCL), distribuirá este año entre los 32 equipos (generalmente los primeros clubes de las ligas de cada país) cerca de 3 mil millones de euros en premios y otras primas monetarias, que se liquidan según la importancia del club y sus triunfos en las últimas UCL. 

También se paga muy bien al club que atraiga más audiencia televisiva en los partidos. Es por eso que el Real Madrid, Barcelona, Juventus, Manchester United, Manchester City, entre otros suelen ser los que mejor cheque reciben. 

Debido a la pandemia, la UEFA se vio obligada a cancelar la Eurocopa de naciones, que es la versión europea de la Copa América. Eso representó un golpe a las finanzas de la poderosa institución de 2.500 millones de euros en derechos de televisión.

Es por esto que no se podía dar el lujo de suspender o cancelar la Champions League, pues dicho torneo representa ingresos por otros 3 mil millones de euros.

Una buena noticia para esta organización y para el fútbol europeo se produjo la semana pasada con la renovación del contrato de la cervecera Heineken con la UEFA, tanto para la Eurocopa (que se disputaría en 2021), como para la Champions League hasta el año 2023.

Aunque no se conoce una cifra oficial del acuerdo, algunos medios de Europa indicaron que el valor del contrato representaría varios miles de millones de euros para la organización.

Sin embargo, la televisión es el negocio más grande del fútbol europeo. Entre enero y febrero del presente año varios medios de comunicación daban cuenta de sendas negociaciones entre grandes operadores de televisión de Europa y la todopoderosa UEFA para quedarse con los derechos de televisión.

Movistar España estaría dispuesta a pagar cerca de mil millones de euros para obtener los derechos de transmisión 2021 - 2024 para los aficionados españoles. En otros países, como Inglaterra, el valor del acuerdo podría ser mucho más alto.

Facebook no se quiere perder la fiesta y cerró hace un tiempo un acuerdo para transmitir algunos partidos, incluida la gran final el 23 de agosto. Se trata de cifras multimillonarias para uno de los espectáculos deportivos más grandes del mundo. 

La final del año pasado fue vista por 300 millones de personas, mucho más que la Super Bowl o las finales de la NBA.

Para los clubes, la Champions League también significa una ‘vacuna’ contra la quiebra. El ganador de la final del 23 de agosto recibirá cerca de 77 millones de euros, sin contar lo que ya ha ganado por cada uno de los partidos que disputó en este mismo torneo.

En total, la UEFA reparte cerca de 2 mil millones de euros entre los 32 equipos de la Champions League ‘solo’ por los derechos de televisión, el resto va para las arcas de la propia UEFA.