gasto público

Subsidios tendrían que eliminarse al ritmo del desconfinamiento

La más reciente nota macro de la Universidad de Los Andes sugiere que, ante las restricciones fiscales del país, los subsidios a empresas y personas creados por la emergencia deberían reducirse conforme se acaba el confinamiento.


En la publicación de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes, los expertos explicaron que si bien el desconfinamiento es importante para reactivar la economía nacional, no es la única medida suficiente. Se requiere también un cambio en el gasto público

En ese sentido, los economistas agregaron que “la recuperación económica requerirá, en todo caso, una importante inyección de recursos del Gobierno”.

Y dadas las limitaciones fiscales del país, “ante el levantamiento de los confinamientos, el direccionamiento de esos recursos debe moverse de uno dirigido a sustituir ingresos que las personas y empresas no podían generar en medio de la parálisis a uno pensado para lograr el mayor estímulo posible a la demanda y, por esa vía, a la actividad económica”.

Lea también: Las 10 tareas económicas que va dejando el coronavirus

Es decir, a medida que las empresas empiecen a generar recursos suficientes para pagar sus obligaciones y los salarios de sus empleados, los recursos destinados a ayudar en este frente deberían reducirse, de modo que reciban ayuda solo aquellas con mayor afectación y que tardarán más tiempo en regresar a sus actividades.

Por la misma línea, a medida que los trabajadores regresen a sus labores, los recursos directos que se les ha entregado para reeemplazar sus ingresos que desaparecieron como consecuencia del confinamiento también deberían irse reduciendo y solo los hogares que los sigan necesitando, podrán mantenerlos. 

Sobre la garantía de un ingreso mínimo que el Estado debería garantizar a los más vulnerables, el documento señala que “la adopción de emergencia de estos programas de transferencias a hogares vulnerables y la necesidad de irlos desmantelando a la luz de las restricciones fiscales, han revelado la importancia de que la sociedad colombiana debata la posibilidad de reformar las bases del sistema de redistribución para que sea compatible con el aseguramiento de un ingreso mínimo por parte del Estado de forma más permanente”. 

Lea también: Así sería el duro recorte del gasto que prepara el Gobierno

Sin embargo, también advirtieron que esta modificación necesita “una reforma integral que asegure el financiamiento sostenible de ese ingreso mínimo garantizado y la compatibilización de las normas del mercado laboral con la existencia de tal garantía”.

Justamente desde el lado laboral, recuperar la actividad económica también requerirá cambios regulatorios para las empresas. Por ejemplo, el relajamiento de las medidas que obligan a empresas de servicios a destinar parte de sus recursos al sostenimiento de infraestructura física, aún cuando sus empleados pueden llevar a cabo sus labores desde sus propios hogares, evitando así aglomeraciones en sitios cerrados. 

Estas medidas tendrían que llegar de la mano, por ejemplo, de ampliaciones en la capacidad de los sistemas de transporte masivo para evitar focos de contagio o de la ampliación de horarios de trabajo.