economía

Lo que hay detrás de las filas en dispensarios de medicamentos

‘Antes había 40 usuarios en una sala y ahora solo pueden entrar 10’, dice Fenalco, que salió en defensa del comité de gestores farmacéuticos.


Ni adultos mayores en la calle exponiéndose al riesgo de contagio, ni aglomeraciones. Esas son las indicaciones expresas durante la pandemia en Colombia, tras la reactivación económica. Sin embargo, las dos escenas se juntan en las farmacéuticas, a las que acuden muchas veces los mayores de edad, a reclamar los medicamentos formulados en las EPS, en donde deben hacer filas afuera, para que se mantenga un distanciamiento social al interior.

Las situaciones de aglomeración habían sido denunciadas por los ciudadanos en días pasados y, este miércoles, el gremio de comerciantes Fenalco, que contiene un comité de gestores farmacéuticos, salió a dar explicaciones. Sostuvo que la atención en los dispensarios es un “fuerte reto para la industria en tiempos de pandemia”.

Esto, porque, si antes de la crisis santitaria una farmacia en la cual se entregan remedios a los colombianos, se atendían en promedio 40 usuarios en un mismo espacio, ahora solo pueden albergar 10. Por consiguiente, los 30 restantes deven estar afuera, en una fila que en ocasiones se alarga por 3 horas, según los denunciantes.

Fenalco expresó que, en la emergencia sanitaria y tras las medidas que el Gobierno, los gestores farmacéuticos se debieron adaptar a la coyuntura para continuar con la entrega de medicamentos a los pacientes. Esto implica un menor aforo en los locales, sin contar con que algunos colaboradores se deben ausentar por el cerco epidemiológico que se hace en los grupos que se exponen a algún contagio de covid-19.

“La ausencia de un colaborador incapacitado se repite, al mismo tiempo, en varias farmacias y, por tal razón, reemplazarlo se hace difícil”, sostuvo Fenalco, y explicó que capacitar rápidamente a un nuevo colaborador que ingresa toma su tiempo.

Crecimiento de entregas a domicilio

Si bien está la alternativa de entrega de medicadmentos a domicilio, la capacidad también está desbordada. Según Fenalco, han tenido que asumir el reto de aumentar la entrega de medicamentos a domicilio, en un promedio al mes que pasó de 0 a 300 por ciento.

A ello le agrega el gremio el hecho de que, el problema no es tanto la entrega a domicilio, sino las direcciones erradas que se encuentran registradas en las EPS. "La no posibilidad de contactar telefónicamente a los usuarios para confirmar el envío, las residencias vacías al momento de arribo del medicamento o el deseo expreso de los usuarios de acudir directamente o enviar un acudiente a los dispensarios por los medicamentos", son algunos de los problemas.

Fenalco indicó que, en la actualidad, los Gestores Farmacéuticos trabajan conjuntamente con las EPS para limpiar y actualizar las bases de datos de los usuarios. Sin embargo, advirtió, la tarea no es tan sencilla, pues cuando no encuentran al usuario ni por vía telefónica ni en la dirección física, las cosas se complican.

De acuerdo con lo expresado por el gremio, la intención de una aplicación estricta de protocolos de bioseguridad es precisaemnte para proteger a los ciudadanos de un riesgo de contagio. Por ello, en ocasiones las filas se extienden hasta en 60 metros, pues se requiere conservar una distancia de 2 metros entre personas.

¿Qué salida hay?

Según indicó Fenalco, el problema se está tratando de solucionar de varias maneras. Por ahora, adelantan capacitaciones a los pacientes en las que se les confirmen los días en los que pueden asistir a los dispensarios a reclamar los medicamentos, pues según cifras del gremio, el 75 por ciento asisten los lunes y el 18 por ciento restante los martes, lo que muestra que los otros días de la semana la concurrencia es menor.

Adicionalmente, algunos gestores farmacéuticos se han orientado al desarrollo tecnológico de la solicitud y asignación virtual de turnos, que eviten, o disminuyan, las filas presenciales.

Sumado a lo anterior, la dificultad por no tener la disponibilidad de algunos productos en los establecimientos se ha convertido en una labor que día a día los Gestores Farmacéuticos han tenido que enfrentar para asegurar la continuidad de tratamientos de los pacientes y la reducción de asistencia a centros de salud.