economía

Desde su detención, Efromovich confirma interés en capitalizar a Avianca

El accionista de Avianca Holdings dice que su detención domiciliaria es una investigación y la describe como una venganza. Explicó lo sucedido alrededor de los contratos que lo tienen en esta situación y señala que va a salir rápido.


El accionista de Avianca Holdings, Germán Efromovich, habló este viernes en entrevista con Luis Carlos Vélez de la FM, sobre su detención domiciliaria en Sao Paulo (Brasil) y dice que es una investigación alrededor de una "historia que fue armada".

Aunque expresó que no le molesta estar en casa por cárcel, subraya que se trata de "una fantasía", una especie de venganza.

Dentro de sus declaraciones a la FM, habló de los contratos y del caso Lava Jato, uno de los mayores escándalos de corrupción en los últimos tiempos.

Su detención, junto con la de su hermano José, se da por un presunto pago de soborno a empleados de Transpetro, una filial de Petrobras. El pago se habría hecho para favorecer a la empresa Astilleros Eisa en la adjudicación de un contrato de construcción de navíos.

“Eso no tiene ni pies ni cabeza, es una fantasía que han inventado (…) y se va a hacer humo luego. No tengo nada que temer”, aseguró Efromovich desde su casa, donde permanece en detención domiciliaria.

El directivo relató que hasta este jueves supo por qué está preso. "Nosotros operamos dos astilleros de construcción de navíos en Brasil. Hace 12 años se hicieron dos contratos con la compañía Transpetro, subsidiaria de Petrobras. Fueron contratos ganados en licitación pública abierta. Insisto en licitación pública abierta porque es un modelo en el que todo es transparente, con precalificación jurídica, precalificación técnica, y al final, se abren sobres de precios delante de todos los competidores".

El empresario argumenta que, precisamente, demandaron a Petrobras tras haber promovido una ley que cambió el curso de ese esquema de transparencia en la contratación, luego de lo cual, no los volvieron a llamar.

"No tiene sentido que hayamos demandado a los que, supuestamente le habríamos pagado propina para obtener beneficio en la contratación", indicó.

¿Por qué lo involucraron en Lava Jato?

Sobre la conexión de los contratos de sus astilleros con el escándalo Lava Jato, explicó que se debe a que todos los que habían tenido alguna relación con Transpetro y Petrobras entraron en la investigación, iniciada por el juez Sergio Moro, quien, al decir de Efromovich, "fue el que tuvo el coraje de abrir la caja de Pandora".

Enfatizó en que, durante las indagaciones alrededor del escándalo Lava Jato, el entonces presidente de Transpetro declaró que le habían pedido ‘coima‘ al astillero Eisa. Explicó que, al pedirle colaboración ilícita a Efromovich, este habría señalado que no daba dinero para políticos.

    Aunque advirtió que especula, al pensar en las razones por las cuales le montaron lo que llama "fantasía", señala que se trataría de una retaliación, por parte de Transpetro, para no tener que pagar 500 millones de reales, en el caso de que la demanda que les interpuso, resultara a su favor.

    "Nosotros no participábamos en esa mafia que había en ese momento. Demandamos a la compañía, porque no conseguíamos entrar en los contratos. Transpetro nos debería más de 500 millones de reales. Mi especulación es que, como estamos ganando esa demanda grande, montaron esa situación fantasiosa, a ver si consiguen que en el otro juicio no nos den el proceso como ganado y no tengan que pagar esa cantidad de plata. Es la única razón que puedo pensar", dijo.

    Interesado en Avianca

    Durante la entrevista, Efromovich confirmó que sigue interesado en Avianca, en momentos en que la aerolínea no pasa por su mejor momento y está en proceso de reorganización en Estados Unidos.

    Es más, confirmó que firmó acuerdo de confidencialidad con los abogados de Avianca en el proceso que esta compañía adelanta en EE. UU., tras haberse acogido a la ley de bancarrota.

    "Vamos a participar en la financiación de la recapitalización de Avianca. No voy a abandonar el trabajo que comencé en mi Colombia, en 2004. Si me dejan, lo vamos a hacer".