sectores

Alistan protocolo para prevenir contagios de coronavirus en procesos agrícolas

La guía incluye medidas sanitarias y de bioseguridad para contribuir a preservar la salud de los productores del sector primario de alimentos y del personal involucrado con los eslabones de transporte y abastecimiento de productos frescos y procesados de la cadena alimentaria.


La reactivación de las economías latinoamericanas, una vez mitigado el frente de salud, traerá consigo importantes retos para los diferentes sectores y el agro no es la excepción.

Para esto, autoridades de esta rama presentaron este martes el documento "Directrices generales de bioseguridad para la prevención del riesgo de contagio de la covid-19 en el medio rural", con el fin de servir como soporte para las empresas agropecuarias.

El informe fue realizado por la Secretaría General de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), el Comité Veterinario Permanente del Cono Sur (CVP) y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA).

Esta publicación es producto del trabajo conjunto realizado por los tres organismos internacionales que agrupan a 18 países de la región: Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Según explicó el Secretario General de la CAN, Jorge Hernando Pedraza, la guía incluye medidas sanitarias y de bioseguridad para contribuir a preservar la salud de los productores del sector primario de alimentos y del personal involucrado con los eslabones de transporte y abastecimiento de productos frescos y procesados de la cadena alimentaria.

“La preservación de la seguridad alimentaria resulta estratégica para el mantenimiento de las medidas de confinamiento domiciliario que soportan millones de personas en ciudades y poblaciones, por ello, aunamos esfuerzos a fin de contribuir a la prevención del ingreso de la covid-19 al medio rural”, afirmó.

Asimismo, dijo que en función a las particularidades de los sistemas productivos de cada país, se proponen estrategias sanitarias y de bioseguridad para el reforzamiento de las medidas sanitarias de prevención en inocuidad, de los hábitos de higiene personal, de distanciamiento social y recomendaciones para la distribución de las actividades laborales y de los trabajadores en sus jornadas.

"Como organismos internacionales, en este momento crítico para la humanidad, que demanda de nosotros apoyo a las estrategias y respaldo a nuestros gobiernos, caminando de manera integrada y con plena solidaridad, podremos afrontar esta crisis que nos ha generado un reto excepcional: proteger al sector agropecuario y proveer la seguridad alimentaria en nuestros 18 países”, enfatizó.