TASAS ESTABLES PERO...


La semana anterior el Banco de Inglaterra, el Banco Central Europeo y la Reserva Federal de
Estados Unidos coincidieron, en decisiones separadas, en mantener estables las tasas de interés de corto
plazo. No obstante los bonos de prácticamente todos los países del mundo presentaron declives importantes
en los mercados financieros debido a que la Reserva Federal de Estados Unidos dejó entrever su
preocupación por un repunte de la inflación en los meses por venir, lo que podría llevarla a subir las tasas en
su próxima reunión del 16 de noviembre. Analistas económicos de varios bancos de inversión estiman,
además, que antes de finalizar el año Reino Unido y los 11 países de la Unión Europea tendrán que elevar
el costo del dinero ante el resurgimiento del crecimiento en estas naciones y la creencia en que lo peor de la
crisis económica del año anterior ya pasó.