negocios

El mercado farmacéutico de Latinoamérica puede alcanzar los US$76.000 millones en 2023

Por: Dinero

El director de la línea de Negocio de la farmacéutica holandesa DSM, Giovani Saggioro, prevé una importante expansión del mercado en Latinoamérica para los próximos tres años.


El ejecutivo dijo en una entrevista concedida a Dinero que el tamaño estimado del mercado farmacéutico para Latinoamérica en 2023 es de US$76.000 millones, con una tasa de crecimiento anual (CAGR) del 7 % hasta 2023.

Sin embargo, consideró que las nuevas posibilidades para el negocio no se limitan a Colombia o América Latina y pueden extenderse al mercado global, incluyendo países que reconocen las certificaciones establecidas por Invima y Anvisa.

Llegó la vacuna.
Foto:AP Photo/Rogelio V. Solis. - Foto: AP

Dinero: Tras la inversión de US$2,7 millones en la planta situada en la vía Tocancipá-Zipaquirá, ¿qué oportunidades se abren?

Giovani Saggioro: La inversión en la certificación de la planta de DSM en Colombia representa nuevas oportunidades para que los clientes del segmento farmacéutico aborden la creciente demanda de consumidores (que cada vez están más atentos a su salud) de manera ágil y segura, acortando o reduciendo el tiempo de desarrollo de productos basados en vitaminas y minerales de grado farmacéutico. Y el ambiente es muy optimista, cuando hablamos de incremento de producción.

D: Parte de este plan de inversión fue la certificación de la planta. ¿En qué consistió ese proceso y en qué contribuirá a su plan de expansión?

GS: La nueva inversión hecha en la planta tuvo como objetivo recibir la certificación en Buenas Prácticas de Manufactura (GMP) otorgada por la agencia reguladora brasileña –la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa)–, que tiene requisitos y exigencias específicas.

El plan de expansión consiste en posibilitar el incremento de la producción de premezclas de vitaminas de grado farmacéutico y exportarla tanto a Brasil como a otros países que reconocen y aceptan la certificación de Anvisa, además de la que ya servía al mercado colombiano.

D: ¿Qué tan relevante es Latinoamérica en las cuentas globales de la compañía?

GS: Las ventas anuales globales de DSM representan 9.000 millones de euros (2019) y América Latina equivale aproximadamente el 12 % de las ventas globales (incluidas las exportaciones). La compañía invierte continuamente en adquisiciones y modernización de sus 17 plantas, presentes en 13 países de América Latina: Brasil, México, Argentina, Colombia, Perú, Chile, Uruguay, Paraguay, Ecuador, Panamá, Venezuela, Costa Rica y Guatemala.

D: ¿Cuál ha sido el mayor impacto que ha tenido la compañía durante 2020 por cuenta de la pandemia?, ¿la cadena de distribución se ha visto impactada?

GS: Por ser uno de los más grandes proveedores de vitaminas del mundo, DSM ha trabajado activamente para seguir produciendo los nutrientes esenciales necesarios para atender la creciente demanda en 2020 debido a la covid-19. De esta manera, la unidad de Nutrición de DSM ha tenido un impacto positivo en las ventas durante 2020 en general, sin interrupciones en la cadena productiva.

D: ¿Cuál fue su estrategia para mantener la rentabilidad del negocio durante la pandemia?

GS: DSM ha tomado acciones oportunas para proteger la rentabilidad y la generación de flujo de efectivo mientras continuó ejecutando su estrategia a largo plazo. DSM ha cerrado dos adquisiciones en nutrición, incluido el Grupo Erber en octubre, y anunció la desinversión del negocio de Resinas y Materiales Funcionales.

D: ¿Para 2021 tienen planes de contratación luego de esta inversión realizada en Cundinamarca?

GS: Por el momento, no hay un plan específico y significativo de contrataciones relacionadas con la inversión de la certificación GMP.

D: ¿Qué otros planes tienen de cara al 2021?

GS: En 2021, DSM continuará aplicando su conocimiento científico y sus recursos para apoyar la lucha contra la covid-19 a través de varias iniciativas globales y locales. Estos incluyen la distribución de productos que optimizan la inmunidad a las comunidades, los trabajadores de la salud y los empleados y sus familias, así como la producción de desinfectantes y equipos de análisis de virus.