Tendencias
Presidente de Fasecolda
Presidente de Fasecolda, Miguel Gómez. - Foto: Fasecolda

seguros

Alerta conductores: “el Soat está en cuidados intensivos”, Fasecolda alarmada, mientras crecen accidentes

El precio del seguro, el fraude y la alta accidentalidad, con un incremento desmedido de motos, que son las que más están involucradas en atropellamiento en las vías tienen al sistema al borde del colapso.

Las aseguradoras, a través del gremio Fasecolda, volvieron a lanzar señales de humo, ante la situación que se presenta alrededor del Soat (seguro obligatorio de accidentes de tránsito) que está preso en la evasión, el fraude, la alta accidentalidad, el incremento del parque automotor de motocicletas que son las que más se accidentan y las bajas tarifas para cubrir todas las necesidades que ampara este seguro.

Así lo sostuvo Miguel Gómez, presidente de Fasecolda, al expresar que la situación ha llevado a que el Soat, que salva vidas, esté peligrosamente en cuidados intensivos, por culpa del “fracaso de las políticas públicas de transporte”.

Las cifras presentadas por Gómez se agravan cada vez más y evidencian que este segmento del aseguramiento avanza hacia el colapso.

Lo primero en lo que detalló el presidente de Fasecolda es en la cifra que ya ha sido divulgada en anteriores ocasiones, según la cual, el 47 % de los vehículos en Colombia no pagan Soat, lo que va teniendo un efecto mayor a medida que aumenta el número de vehículos, principalmente motos, en medio de una movilidad compleja, sin vías suficientes, con obras de infraestructura por todas partes que forman trancones al por mayor.

Mucha moto

Según las estadísticas presentadas por el premio asegurador, “de los 17,6 millones de vehículos que circulan en el país solo 9,3 billones cuentan con la póliza vigente, y, en el caso de las motocicletas, la cifra sube a 61 %, es decir, 6 de cada 10 motos no tiene el seguro, pese a ser obligatorio.

Ese panorama contrasta con la alta accidentalidad, la cual, de hecho, se ha incrementado en lo que va corrido de este año. Es así como, de los 17,6 millones de vehículos que forman el parque automotor total, 10,5 millones son motos y el 87 % de los accidentes de tránsito con lesionados tienen a un motociclista involucrado.

En 2021, los siniestros ocurridos demandaron 1,9 billones de pesos del aseguramiento, cifra que va en aumento y, solo en el primer semestre de este año ya superaba el billón de pesos, con lo cual, el estimativo es que se cerrará el año con un reclamo de las pólizas por 2,3 billones de pesos. Los cálculos se amparan en los incrementos que está teniendo la accidentalidad, por lo cual, se estima que habrá una cifra récord, de 940 mil heridos y más 7.600 fallecidos.

Moto genera accidente en el Giro de Italia.
El incremento desmedido en el parque automotor de motos va de la mano con el aumento de la accidentalidad. - Foto: Giro de Italia

Desfase entre riesgo y cobro

Por esa razón, Gómez citó en su intervención a Jean Todt, experto en temas de prevención de la siniestralidad, quien dijo que los accidentes de tránsito son un problema de salud pública, algo que en Colombia no se ha asumido como tal.

En el caso de nuestro país, la situación está acompañada por el fraude, el cual, está desangrando el sistema de aseguramiento a través del SOAT. “Algunos prestadores de servicios de salud han descubierto que el Soat es una mina de plata e inflan las atenciones de los heridos hasta los topes permitidos por las coberturas. Un accidente menor termina por consumir los niveles garantizados haciendo inviable el modelo financiero”, indicó el gremio.

Fasecolda también puso en el visor el hecho de que son los dueños de automóviles los que están subsidiando la alta accidentalidad de las moto, para lo cual, Gómez sustentó que mientras el nivel de riesgo de un vehículo es más bajo tienen que hacer un pago mucho mayor que el de las motos. “Una moto de entre 100 y 200 centímetros cúbicos, que son la mayoría, debería pagar 1.235.900 pesos, si existiera coherencia entre el nivel de riesgo y el costo, pero solo paga 556.500 pesos. En cambio, un auto debería pagar 87.000 pesos y aporta 448.900 pesos.