Tendencias
Reforma tributaria
Conciliación de la reforma tributaria 2022 en Cámara de representantes. - Foto: Congreso de la República

reforma tributaria

Ahora sí, aprobada definitivamente la reforma tributaria: ya pasó la conciliación y va a sanción presidencial

En el debate, los parlamentarios volvieron a exponer sus reparos al proyecto. La reforma es una de las fuentes de ingresos para que el gobierno de Gustavo Petro financie la política social. Hubo hasta emputada del ministro Ocampo.

Con 122 votos por el Sí y 27 por el No, fue aprobada este jueves 17 de noviembre la conciliación de la reforma tributaria en la plenaria de la Cámara de Representantes, al igual que sucedió el día anterior en el Senado.

Pese a que se trataba del último tramo del proyecto, no faltó la controversia y hasta el ministro de Hacienda José Antonio Ocampo, que suele ser calmado, terminó enfurecido en el escenario.

El preámbulo a la votación de la conciliación del proyecto de ley fue tenso debido a que los representantes querían intervenir de nuevo para expresar sus reparos a la propuesta que ahora, después de ser avalada en plenarias, lo único que falta para que sea ley de la República es la firma presidencial.

El presidente de la Cámara, David Racero, aclaraba que no había ninguna opción de modificación del articulado, pues, en una conciliación, solo tiene cabida el voto por el Sí o por el No, teniendo en cuenta que el proyecto ya surtió un proceso participativo y de estudio y análisis. De esa manera, los representantes que pidieron intervenir, debían dejar sus argumentos solo como argumentos. Sin embargo, en el estrado se escucharon voces de reclamo ante la imposibilidad de volver a expresarse previo a la votación.

Se trata de la primera reforma tributaria del gobierno de Gustavo Petro, que va por 20 billones de pesos, los cuales serán parte de los recursos para la financiación de la política social, entre otros, según ha sustentado el ministro en varias oportunidades.

José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda.
Ministro de hacienda José Antonio Ocampo - Foto: Congreso de la República

Hasta hubo pelea

En medio del tire y afloje, finalmente le dieron la palabra a un vocero de cada partido, pero al final habló el representante del Centro Democrático, Andrés Forero, quien logró enfurecer a Ocampo con sus comentarios.

Forero se refirió al impuesto de renta del 35 % que tendrán que pagar a partir del 1º de enero de 2023 las empresas en el país, y, acto seguido, criticó la reforma como “desincentivadora de la inversión y la gasolina para la hoguera inflacionaria que se vive en el país”.

Pero lo que enfureció a Ocampo fue el comentario, según el cual, el jefe de la cartera de Hacienda habría dado declaraciones a los medios, “de manera jocosa” (dijo el representante a la Cámara), para hacer alusión al impuesto de renta de las compañías, pese a que en el mismo Congreso había enfrentado a Bruce Mac Master, presidente de la Andi, a quien le dijo que en Colombia no se pagaban impuestos (agregó el parlamentario).

En respuesta, Ocampo utilizó su derecho a réplica y, visiblemente enojado, le dijo a Forero que rechazaba su comentario: “no he sido jocoso en ningún momento. Eso que usted dice lo considero un insulto que no le acepto”, expresó el ministro.

Posteriormente, le aclaró lo que en realidad había dicho en sus declaraciones sobre la tributación de las empresas, en las que señaló que en otra reforma tributaria procurarán bajarles el impuesto. “Mi comentario sobre el impuesto a la renta de las empresas, del 35 %, fue por la reforma del año pasado que ustedes, del Centro Democrático, apoyaron”.

“Lo que yo dije es que, ojalá esa tasa de las empresas se pueda reducir, si esta reforma (la de Petro) da los recursos suficientes”.

Voces de la oposición

Por parte de los partidos de oposición abrió el ramillete de intervinientes el representante Diego Osorio, vocero del Centro Democrático, quien dijo que la reforma era “innecesaria e inoportuna”, y que si tenían puntos que rescataban, quedaron excluidas del texto de la conciliación.

Tanto el Centro Democrático como el partido Cambio Radical anunciaron su voto negativo y volvieron a relucir reclamos por la no inclusión del artículo que planteaba una tarifa diferencial para las pequeñas y medianas empresas. Luego de señalar los posibles efectos que podrá traer la reforma una vez sea implementada, le hicieron un llamado al ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, para que se quede en el puesto hasta el final del gobierno, de manera que enfrente las consecuencias. En todo caso, anunciaron que estarán alertas.

En defensa de esa medida salió una vocera del Pacto Histórico, quien sostuvo que, si bien era defensora del impuesto diferencial para las mipymes, dijo que, en medio de los debates, entendió que el problema de los pequeños negocios no es la tarifa del impuesto sino las dificultades para el acceso a los créditos, por sus altos costos; o la carga que deben enfrentar por las arandelas que le cuelgan al costo de la nómina.

Noticias relacionadas