fortunas

¿Cuánto perdieron las personas más ricas del mundo en el primer semestre de 2022?

Las pérdidas de las 500 personas más ricas del mundo suman más de 1 billón de dólares.


Los tiempos de crisis generalmente golpean a todos por igual, ricos y pobres sienten cómo la contracción de las economías les toca el bolsillo, ya sea porque caen las ventas, toca pagar más o simplemente porque cumplir con los alimentos básicos de la canasta familiar demanda la mayor parte de lo que se gana en el mes.

Ahora bien, la crisis creada por factores como la guerra en Ucrania, la volatilidad en los precios del petróleo, la inestabilidad de los mercados bursátiles y la devaluación de muchas monedas frente al dólar; también están afectando a las personas más adineradas como Elon Musk, Jeff Bezos o Mark Zuckerberg.

Un reciente estudio de Bloomberg reveló que las 500 personas más ricas del mundo perdieron más de 1,4 billones de dólares durante los primeros seis meses de este año, calificado por el medio como “la peor mitad de su historia”, tras una caída pronunciada en sus ingresos y patrimonio.

“La fortuna de Elon Musk se hundió en casi 62.000 millones de dólares. Jeff Bezos vio caer su riqueza en unos 63.000 millones de dólares. El patrimonio neto de Mark Zuckerberg se redujo a más de la mitad”, dijo Bloomberg en su portal web.

Si se comparan los balances revelados recientemente, se percibe una gran diferencia respecto a los dos años anteriores, cuando estas personas (también conocidas como “ultra-ricos”) aumentaron sustancialmente sus fortunas, aprovechando el aumento en medidas que los gobiernos y los bancos centrales desataron como estímulo sin precedentes a raíz de la pandemia de Covid-19, aumentando el valor de todo, desde las empresas tecnológicas, hasta las criptomonedas.

“Ahora que los formuladores de políticas elevan las tasas de interés para combatir la inflación elevada, algunas de las acciones de más alto vuelo, y los multimillonarios que las poseen, están perdiendo altura rápidamente. Tesla Inc. tuvo su peor trimestre en los tres meses hasta junio, mientras que Amazon.com Inc. se desplomó al máximo desde que estalló la burbuja de las puntocom”, agrega la publicación.

Pese a esta dura caída en las fortunas de estos empresarios y la acumulación de pérdidas, Bloomberg resalta que “solo representa un paso modesto hacia la reducción de la desigualdad de riqueza”. Para esto, detalla que, por ejemplo, Musk, el cofundador de Tesla, sigue teniendo la mayor fortuna del planeta, con 208.500 millones de dólares, mientras que Bezos de Amazon ocupa el segundo lugar con un patrimonio neto de 129.600 millones de dólares.

Entre tanto, según el índice de multimillonarios de Bloomberg, Bernard Arnault, la persona más rica de Francia, ocupa el tercer puesto con una fortuna de 128.700 millones de dólares, seguido de Bill Gates con 114.800 millones de dólares. Estos personajes son los únicos cuatro cuyo patrimonio vale más de $100 mil millones. Es bueno tener presente que a principios de año, 10 personas en todo el mundo superaron esa cantidad, incluido Zuckerberg, que ahora ocupa el puesto 17 en la lista de riqueza con $60 mil millones.

Changpeng Zhao, el pionero de las criptomonedas que debutó en el Índice de multimillonarios de Bloomberg en enero con una fortuna estimada en 96.000 millones de dólares, ha visto caer su riqueza en casi 80.000 millones de dólares este año en medio de la agitación de los activos digitales.

Caso contrario sucedió con Vladimir Potanin, el hombre más rico de Rusia con una fortuna de $35,2 mil millones, quien “adquirió la posición completa de Societe Generale SA en Rosbank PJSC a principios de este año en medio de las consecuencias de la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin. También compró la participación del sancionado magnate ruso Oleg Tinkov en un banco digital por una fracción de lo que alguna vez valió”.

Con estos resultados queda claro que si bien la crisis económica mundial sigue dando de qué hablar y golpea a ricos y pobres, por igual, los más adinerados aún cuentan con un gran colchón para sobrellevar los estragos de la inflación y la caída de las principales potencias del mundo, como Estados Unidos.