macroeconomía

¿EE. UU. seguirá desacelerando su economía?

La Secretaría del Tesoro en ese país entregó sus pronósticos al respecto.


La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo el domingo que prevé que el crecimiento se desacelere, pero sostuvo que una recesión no es “inevitable”.

“Preveo que la economía se desacelere”, sostuvo Yellen en el programa de la televisión ABC This Week, días después de que la Reserva Federal subiera sus tasas de interés de referencia. Pero “no pienso que una recesión sea inevitable, para nada”, enfatizó.

La economía de Estados Unidos se recuperó vigorosamente del impacto del coronavirus, pero la inflación galopante y problemas en las cadenas de suministro ampliados por la invasión rusa de Ucrania, incrementaron el pesimismo de los consumidores.

Esta noticia aumenta la preocupación de los economistas, expertos y empresarios en el mundo, ya que se suma a las crisis en Ucrania, donde no cede la guerra iniciada por Rusia, y China, que sigue viendo como su economía se deprime por culpa de la política de “cero covid” que inició hace varios meses.

Inflación: una problemática que no cede

Estas situaciones están llevando a que la inflación se dispare en todos los países y que por tanto, las autoridades empiecen a tomar medidas que generalmente se reflejan en una desaceleración de sus economías por cuenta del aumento de las tasas de interés.

Ejemplo de esto son la abrupta alza de los tipos de interés de la Reserva Federal (FED) y las promesas de mayores aumentos alimentan las advertencias de que la única salida al azote de la inflación en Estados Unidos es una recesión.

La FED sigue esperanzada en poder frenar la actividad y la demanda, enfriando el vertiginoso ritmo de la inflación, sin hacer descarrilar a la mayor economía del mundo. Pero crece el escepticismo sobre las posibilidades de éxito.

Esta semana, el banco central estadounidense subió las tasas de interés de referencia en tres cuartos de punto, la mayor alza en casi 30 años, e indicó que es posible que se produzca un alza similar en julio.

No obstante, en Estados Unidos hay otro flagelo que tiene en incertidumbre a sus ciudadanos, el desempleo, frente al cual la Casa Blanca intenta ayudar a la caída de precios mediante leyes. Biden firmó el jueves un proyecto de ley de reforma del transporte marítimo que permitirá al gobierno sancionar empresas que elevaron los costos de transporte hasta 1.000 %, lo que tiene un efecto dominó para muchos productos.

La medida “pondrá fin a las compañías navieras que se aprovechan de las familias, los agricultores, los ganaderos y las empresas estadounidenses, y permitirá bajar los precios y dar un poco de respiro al pueblo estadounidense”, dijo el mandatario en la Casa Blanca.

Con el giro hacia la priorización del endurecimiento agresivo de las condiciones crediticias -que los responsables de la política económica ven aumentar hasta el 3,8 % el próximo año- por ahora lo mejor que podría esperar la FED es un aterrizaje “suave”, que incluiría un aumento del desempleo.

La economía ha seguido creando puestos de trabajo. La tasa de desempleo en mayo fue del 3,6 %, levemente por encima de su nivel previo a la pandemia, y hay casi dos ofertas de trabajo por cada desempleado, frente a las 1,3 de antes del covid.

Entre tanto, Jerome Powell, presidente de la Fed, dijo que “una tasa de desempleo del 4,1 % con una inflación en camino al 2 %, sería un resultado exitoso”.

Putin niega que la ofensiva rusa en Ucrania sea la causa de la inflación mundial

El presidente ruso, Vladimir Putin, negó el pasado viernes que el alza de precios de los combustibles que disparó la inflación en todo el mundo se deba a la ofensiva militar rusa en Ucrania y lo atribuyó a “errores sistémicos” de los países occidentales.

“Todos hemos oído hablar de una supuesta ‘inflación Putin’ (...). Nuestras acciones para liberar el Donbás [en el este de Ucrania] no tienen nada que ver con eso”, dijo Putin ante el Foro Económico de San Petersburgo.

Según el mandatario ruso, la disparada de precios “es resultado de errores sistémicos del gobierno estadounidense y de la burocracia europea”.

“Para ellos, nuestra operación [militar] es un salvavidas que les permite endilgarnos todo”, prosiguió Putin, denunciando una “política económica errónea” de occidente.

*Con información de AFP.