Tendencias
Los alimentos siguen ejerciendo presiones inflacionarias. - Foto: alejandro acosta

inflación

Los colombianos ya no pueden más; todo está cada vez más caro: la inflación llegó a 10,84 %, la más alta desde abril de 1999

El Dane reveló el informe, el cual superan las expectativas, pues el costo de vida sigue en dos dígitos. Bogotá se destaca porque, a pesar de que pesa el 40 % en el indicador, tiene una cifra inferior a la del total nacional.

La canasta familiar para los colombianos sigue por las nubes. En agosto, mes en el que tradicionalmente los alimentos son baratos, en esta ocasión presionaron el indicador mensual, que se ubicó en 1,02 % frente al 0,45 % que se registró en igual mes del 2021.

La inflación anual se ubicó en 10,84 %, el segundo mes consecutivo con dos dígitos, cifra que fue impulsada por el alto costo de los arriendos y los servicios públicos, además de los alimentos.

Mientras tanto, en lo corrido de este año (en los primeros 8 meses de 2022), el indicador se ubicó en 9,06 % en comparación con el 3,93 % que se registró en igual periodo del año pasado.

El principal responsable del incremento en la inflación colombiana sigue siendo el componente de los alimentos. En agosto, según informe presentado por el Dane, la comida subió en 1,85 %, algo que cambia totalmente la tendencia que se tenía en el país, pues en el octavo mes del año siempre los alimentos eran los que presionaban a la baja el indicador. En la variación anual, los alimentos aumentaron en 25,27 %, cifra que se mantiene alta, pese a que en comparación con julio tuvo una ligera reducción.

De 59 componentes que integran el segmento de los alimentos, 53 subieron de precio en los datos mes, según el informe del Dane.

Inflación en agosto de 2022 Colombia
Julieth Solano, subdirectora del Dane - Foto: Dane

Otros precios altos

En los datos de la inflación se retrata la realidad económica que están teniendo los hogares colombianos. Los arriendos están subiendo porque indexan la inflación que es con la cual se calculan los cánones mensuales. En consecuencia, cuando los contratos de arrendamiento se vencen y se renegocian, registran los incrementos que están mostrando las estadísticas. De igual manera, los servicios públicos se están ajustando, debido a que en la época de la pandemia fueron congelados, lo que ha llevado a las empresas prestadores a ponerse al día. Y en el caso de la comida en restaurantes, lo que explica las alzas es el precio de alimentos, el de los servicios y de los combustibles, pues todo se traslada al consumidor.

De acuerdo con la información presentada por Julieth Solano, subdirectora (e) del Dane, además de los alimentos, otros segmentos que ejercieron presiones inflacionarias en los datos individuales del mes fueron los bienes y servicios, lo que muestra el retorno total de la gente a utilizar la oferta de la vida cotidiana (1,54 %).

Por el lado de los restaurantes y hoteles, también pusieron intensidad a la inflación de agosto con un indicador de 1,45%, mientras que los artículos para el hogar siguieron su tendencia de precios altos, con una variación de 1,33 % en el octavo mes. En este último componente, dentro de lo que más subió de precio fue el jabón de tocador y el papel higiénico.

La electricidad presionó las ciudades del Caribe

Una de las situaciones que llama la atención es el comportamiento de los precios por ciudades. En 13 ciudades Barranquilla fue la que se puso por encima de todas, con una inflación de 1,94 %, casi el doble de la del total nacional en agosto. Cartagena y Santa Marta siguieron en el escalafón de las ciudades más caras en este mes (1,56 %), mientras que Sincelejo tuvo un indicador de 1,51 %. Además de los alimentos, el hecho de que el Índice de Precios al Consumidor en los departamentos de la costa atlántica esté por encima del promedio nacional, el costo de la electricidad es uno de los que presiona.

Entre tanto, la variación anual de los servicios de electricidad fue de 25,9 % y las 8 ciudades de la costa Caribe están entre las de más altos precios.

Costo de vida
La impresionante escalada en el costo de vida para los colombianos. - Foto: Dane

En el extremo opuesto, con las inflaciones más bajas, se ubican Tunja, con 0,70 % y Neiva, con 0,79 %.

la subdirectora (e) del Dane destacó el caso de Bogotá, que tuvo una variación mensual de 1,31 % pese a que tiene un peso del 40 % en el indicador total. Es decir, los precios en la capital del país están ayudando a que la inflación nacional no sea más alta de lo que ya es.

Productos que más suben

Dentro de lo que más aumentó de precio en agosto están las frutas de pepitas, que subieron en 13,90 %, mientras que los cítricos incrementaron en 11,3 % en agosto. Las hortalizas subieron en 8,58 % y los huevos tuvieron una variación de 5,73 % en el mes. El arroz subió en 3,20 %, pero la papa, que estuvo incomprable el año pasado, y es clave para la gastronomía de la mayor parte de las familias colombianas, ya presenta variaciones negativas.

Sigue preocupando el hecho de que suban bienes y servicios que no podrán tener una estabilización en los precios tan rápida como la de los alimentos. Es el caso de los arriendos y los combustibles.