macroeconomía

Japón se une a lista de países que renunciará al petróleo ruso por invasión a Ucrania

La renuncia al petróleo ruso será gradual para minimizar los efectos adversos en la vida y las actividades comerciales de las personas.


El Gobierno de Japón expresó su apoyo a las medidas encaminadas a reducir la dependencia del petróleo ruso, aunque precisó que ser adoptarán los pasos oportunos de manera gradual con el fin de minimizar el impacto sobre los hogares y empresas niponas, según ha señalado el primer ministro del país, Fumio Kishida, quien apuntó que no se abandonarán los proyectos energéticos compartidos con Moscú.

“Esta es una decisión muy difícil, pero la unidad del G-7 es lo más importante ahora”, dijo Kishida en Tokio, según recoge la agencia Kyodo, tras la reunión de este fin de semana del G-7, que concluyó con el compromiso de eliminar gradualmente la dependencia de la energía rusa, incluso eliminando gradualmente o prohibiendo la importación de petróleo de este país.

“La unidad del G-7 es el momento más importante y, con base en la declaración de los líderes, decidimos tomar medidas para embargar el petróleo ruso en principio”, había anunciado Kishida anteriormente en su cuenta oficial de Twitter.

En este sentido, en las declaraciones realizadas este lunes, el primer ministro japonés aseguró que el Gobierno adoptará medidas para eliminar gradualmente la dependencia de la energía rusa “de una manera que minimice los efectos adversos en la vida y las actividades comerciales de las personas”, mientras que subrayó que el plan para mantener los intereses de Japón (en los proyectos compartidos) “permanece sin cambios”.

De este modo, Fumio Kishida no ofreció una hoja de ruta para llevar a cabo esta reducción del consumo de petróleo de Rusia y se limitó a subrayar que Japón reducirá o detendrá las importaciones “a la luz de la realidad”.

En 2021, el petróleo procedente de Rusia representó el 3,6 % del total de las importaciones de crudo de Japón, por detrás del suministro proporcionado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Catar, que en conjunto proveyeron al país nipón de alrededor del 90 % de sus necesidades de petróleo.

Estados Unidos y la Unión Europea estudian más medidas como represalia por la invasión de Rusia contra Ucrania. Imagen de referencia. Foto: Gettyimages.
En el 2021, el petróleo procedente de Rusia representó el 3,6 % del total de las importaciones de crudo de Japón. - Foto: Foto Gettyimages

¿Unión Europea embargará el petróleo ruso?

Los países de la Unión Europea proseguían este domingo las difíciles negociaciones para superar los escollos que frenan el proyecto de embargo europeo sobre el petróleo ruso, paralizado por varios Estados miembro, sobre todo Hungría.

El viernes no consiguieron llegar a un acuerdo sobre la sexta serie de sanciones contra Moscú, presentada el miércoles por la Comisión Europea. Este proyecto prevé un embargo sobre el petróleo ruso de aquí a finales de año, pero la medida levanta ampollas entre algunos países.

Petróleo
La propuesta de la Unión Europea concede una derogación hasta fines de 2023 para Hungría y Eslovaquia, que dependen casi enteramente del petróleo ruso. - Foto: Getty Images

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, cuyo país es muy dependiente de la energía rusa, advirtió el viernes que la propuesta de Bruselas atentaba contra “la unidad europea”. Para adoptar las sanciones es necesaria la unanimidad de los 27 miembros.

“No hay bloqueo político, pero se necesita garantizar fuentes alternativas de suministro a los países interiores que dependen del petróleo ruso por oleoducto. Y no es una cosa fácil”, aseguró el diplomático europeo. “Se trata de nuevas infraestructuras y cambios de tecnología, que suponen no solo financiación europea, sino también acuerdos entre varios Estados miembro. Avanzamos, pero mecánicamente lleva tiempo”, añadió.

La propuesta presentada el pasado miércoles a los Estados miembros prevé la paralización de las importaciones de crudo en un plazo de seis meses y de productos refinados a finales de 2022. Sin embargo, esta propuesta concede una derogación hasta fines de 2023 para Hungría y Eslovaquia, dos países dependientes casi enteramente de sus importaciones de crudo provenientes de Rusia.

Hungría se opone a ese medida por considerar que “destruiría completamente la seguridad energética” del país, y un embargo equivaldría a “una bomba nuclear sobre su economía”, dijo el primer ministro húngaro.

*Con información de Europa Press y la AFP.