El círculo virtuoso en el mercado laboral es aumentar la productividad por la vía del mejoramiento de la infraestructura y la introducción de tecnología.
El círculo virtuoso en el mercado laboral es aumentar la productividad por la vía del mejoramiento de la infraestructura y la introducción de tecnología. - Foto: guillermo torres-semana

salario mínimo

¿Salario mínimo en Colombia subirá 20 %? Este sería el aumento por inflación y productividad laboral

Hace 10 años, es decir en 2012, el salario mínimo era de 566.700, durante una década se ha incrementado en menos del 50%.

Analistas proyectan que el salario mínimo para el próximo año puede subir entre 15 % y 20 %, debido a la alta inflación que ha registrado el país durante este año. Según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la cifra anual de octubre estuvo en 12, 22%.

Ya arrancaron las discusiones de la mesa de concertación salarial para definir el aumento del salario mínimo de 2022. Se espera una decisión para el 15 de diciembre.
Ya arrancaron las discusiones de la mesa de concertación salarial para definir el aumento del salario mínimo de 2022. Se espera una decisión para el 15 de diciembre. - Foto: FOTO: juan carlos sierra

Este factor sobre el costo de vida en Colombia, debe ser tenido en cuenta en la discusión del salario mínimo, para que el aumento, como dicen los expertos de economía en el país, no sea absorbido por la inflación que no parece tener techo de cristal.

La norma en Colombia determinó que, el salario mínimo en Colombia no puede aumentar por debajo del porcentaje de inflación del año anterior.

Iván Daniel Jaramillo, director del observatorio laboral de la Universidad del Rosario, explicó que: “La ley 278 de 1996 establece el procedimiento de fijación de salario mínimo en cada anualidad, al 15 diciembre debe haber un acuerdo tripartito, si para esa fecha no lo hay, se da un plazo de 48 para que las partes se pongan de acuerdo, si definidamente no hubo un consenso hasta el 30 diciembre en la mesa de concertación, el gobierno nacional puede definir unilateralmente”.

En la negociación también debe ser tenido en cuenta el Producto Interno Bruto. “Son varios los factores que hay que analizar en la mesa: los factores de productividad, desde luego, los factores inflacionarios; pero también la pérdida de valor adquisitivo de los salarios y otras condiciones que son complementarias al mismo salario que tienen que ver con medidas extras, por ejemplo, como de pronto pensar, digo yo, en una congelación de la canasta básica”, dijo en días pasados la ministra de Trabajo Gloria Inés Ramírez.

Para esa definición del gobierno debe tomar en cuenta cuatro factores que son:

  1. La proyección de la meta de la inflación para el próximo año.
  2. La productividad laboral que tiene el país, debe ser acordada por un comité tripartito.
  3. La contribución de los salarios al ingreso nacional.
  4. El producto interno bruto, que mide el crecimiento económico.
   En Colombia hay unos 2,2 millones de trabajadores dependientes que serían los directos beneficiarios del incremento del salario mínimo. Pero el aumento de 10,07 por ciento adicional que tendrá el mínimo en 2022 arrastra otras alzas y podría causar un efecto inflacionario.
En Colombia hay unos 2,2 millones de trabajadores dependientes que serían los directos beneficiarios del incremento del salario mínimo. Pero el aumento de 10,07 por ciento adicional que tendrá el mínimo en 2022 arrastra otras alzas y podría causar un efecto inflacionario. - Foto: istock / alejandro acosta

La negociación sobre el salario mínimo iniciará el 30 de noviembre, según el calendario del ministerio de trabajo, la reunión inicial será de la subcomisión de productividad, luego se instalará la mesa de concertación el 5 de diciembre.

Pese a que ya se definió el calendario, algunos sectores económicos ya han querido proyectar cuál podría ser el incremento del salario mínimo en Colombia para 2023 debería ser del 15 % y 20 %.

En las conversaciones para la fijación del aumento, se deberán tener en cuenta las propuestas ya puestas sobre la mesa de algunos sectores. Por ejemplo, Mario Hernández, uno de los empresarios en Colombia, lanzó su propuesta a través de las redes sociales, asegurando que el aumento debería ser del 20 % ante la crisis inflacionaria.

“Presidente @petrogustavo, la inflación va a cerrar el año rondando el 14 %. Yo le propongo que suba el salario mínimo el 20% y que fomentemos a la gente que quiere trabajar. Tenemos diferencias importantes, pero igual que usted, soy un convencido de que la gente debe ganar más”, dijo puntualmente Hernández en la citada red social.

Otro de los sectores que se ha encargado de comenzar con la discusión sobre el aumento es Corficolombiana, una Corporación Financiera con inversiones en infraestructura energía, hoteles y agroindustria, para ellos el incremento en el salario mínimo no debería ir más allá de 15 %, contando con varias circunstancias que ayudarán a que la inflación suba aún más, como lo es la subida gradual que empezará a hacer el Gobierno a la gasolina, para tratar de emparejar el hueco que tiene el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, que se encargó en que el precio de los combustibles no subiera mes a mes.

Fedesarrollo también ha lanzado cifras sobre el incremento al salario mínimo manifestando que podría ser del 20 % o más, por otra parte, el equipo de investigaciones económicas del Grupo Bolívar hizo una proyección de crecimiento del 1,7 % para la productividad total de los factores, lo que apuntaría que el aumento del salario mínimo podría estar sobre el 12 % para el próximo año.

El año pasado, el Gobierno nacional determinó luego de las negociaciones con la mesa de diálogo que el aumento para este sería dos dígitos, es decir, que quedó en 10,7%. El salario quedó en 1.000.000 pesos, y el auxilio de transporte pasó de 106.454 pesos a 117.172 pesos.

Hace 10 años, es decir, en 2012, el salario mínimo era de 566.700, durante una década se ha incrementado en menos del 50%. Lo que quiere decir que en promedio el aumento ha sido menos de 100.000 pesos, más bien aproximándose a los 50.000 pesos por año.