De acuerdo con datos de la start-up, Colombia es el segundo país con el mayor número de inscritos a los cursos virtuales que ofrece la plataforma. - Foto: Crédito: Cortesía

plataformas

La start-up que forma tecnólogos y les cobra si consiguen empleo

Una start-up desarrolló una academia virtual de programación y cursos tecnológicos sin costo inicial, a cambio de que sus estudiantes devuelvan un porcentaje de su salario cuando consigan empleo.

En los próximos cinco años, una start-up latinoamericana proyecta formar 100.000 programadores en el sur del continente americano y anuncia inversiones cercanas a los US$1,5 millones.

Se trata de Henry (High Earners Not Rich Yet, por sus siglas en inglés), una academia virtual creada en Argentina que ofrece educación en tecnología a un costo inicial cero.

La plataforma, que fue lanzada en marzo del presente año en medio de la pandemia del coronavirus, cuenta actualmente con 800 alumnos activos y tiene presencia en países como Colombia, Argentina, Chile, Ecuador y Uruguay.

Lea también: Los trabajos que serán más solicitados en los próximos cinco años

De acuerdo con datos de la start-up, Colombia es el segundo país con el mayor número de inscritos a los cursos virtuales que ofrece la plataforma, entre los que se destacan módulos sobre herramientas como Javascript, CSS, Node JS, React, entre otras. 

Además, aseguran, "sus egresados ganan en promedio tres veces más que en sus empleos anteriores y han conseguido trabajo en empresas de tecnología líderes en la región y de Estados Unidos", entre ellas algunas como Rappi y Chiper.

Según sus fundadores, el objetivo de Henry es ofrecerles a los estudiantes latinoamericanos capacitación de calidad a través de conocimientos, competencias y habilidades tecnológicas que les faciliten insertarse en el mercado laboral actual. 

Pagan si consiguen empleo

La academia ofrece cursos virtuales de cuatro meses de duración a estudiantes en toda la región, a cambio de un porcentaje de sus futuros salarios una vez se gradúen y consigan trabajo.

Esta modalidad de financiación se conoce como ‘Acuerdo de Ingresos Compartidos (AIC)‘ y el único requisito que exige la plataforma es ser mayor de 18 años, ser bachiller, contar con conexión a internet y disponer de una computadora.

Le puede interesar: Microsoft: “Nuestros hijos trabajarán a futuro en empleos que hoy no existen"

Según el director ejecutivo y fundador de la start-upMartín Borchardt, el programa no tiene costo inicial y el repago consiste en 24 cuotas que equivalen al 15% del salario del graduado o hasta llegar a US$4.000.

“Esto lo que logra es alinear los incentivos entre el alumno y la academia, yendo contra la tendencia de capacitar profesionales que luego no tienen posibilidades de inserción en el mercado. Si el alumno no consigue trabajo, Henry no gana”, complementa Borchardt.

Desde la compañía también señalaron que el 50% de las personas que han ingresado a los cursos no tenía ningún conocimiento previo sobre programación, aunque para ser aceptados deben realizar un curso de 30 horas preparatorio para un examen de ingreso.

Lea también: La automatización desplazará 85 millones de trabajos al 2025, según WEF

Henry ha recibido inversión presemilla por parte de YCombinator (una de las aceleradoras más grandes del mundo), además de recibir capital del fondo que lidera Tin Draper (inversor de SpaceX, Skype y Tesla) y de Mike Santos (fundador y CEO de Technisys).

Recientemente, la start-up logró otra inversión de US$1,5 millones en una nueva ronda liderada por Accion Venture Lab y acompañada por Emles Venture Partners.