vehículos

El poder del platón en las 'pick ups'

Gracias a su versatilidad y confort a la hora de cargar, la 'pick up' se ha vuelto una alternativa eficiente para el transporte de mercancías tanto en la ciudad como en el campo.


Henry Ford, pionero de la producción de vehículos en serie, ostenta también otro récord menos conocido: fue el primero en incluir, en la parte trasera de sus modelos T y A, un platón abierto para transportar carga. Lo hizo por allá en 1925 tras observar que los granjeros, y hasta él mismo, habían adaptado sus carros con cajas atrás con el fin de usarlos en el campo.

Hoy, casi un siglo más tarde, la pick up –vocablo que en inglés significa ‘recoger’– representa un segmento particular dentro de la industria automovilística y ha evolucionado al punto de convertirse en sinónimo de fuerza, versatilidad y capacidad de carga.

En Colombia, su historia también ha evolucionado con el gusto de los usuarios dada la difícil geografía nacional y las extensas zonas rurales, en donde este vehículo es clave para el transporte de insumos. Y su demanda se incrementó en la primera década de este siglo gracias a regulaciones que las eximían de medidas como el ‘pico y placa’ y que hicieron que otros sectores diferentes al agropecuario vieran a las pick up como una herramienta fundamental gracias a las ventajas que tienen para el transporte de mercancías al contar con áreas de almacenamiento que las hacen ideales para cualquier tipo de trabajo pesado.

Lea también: Estas son las marcas de carros más seguros en Colombia

Muestra de lo anterior se evidenció en el año 2014, cuando se matricularon 18.674 camionetas pick up nuevas, alcanzando a ser el 5,4% del total de vehículos vendidos durante el año.

Pero ese éxito duró poco. Un año después, según la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible (en ese entonces Asociación Colombiana de Vehículos Automotores), Andemos, la demora en la aprobación de los registros de camiones por el sistema de cupos y los problemas para matricular vehículos para el servicio especial en los segmentos de vans, pick ups y utilitarios, en general, a raíz del decreto 348 de 2015 –que regula todo lo relacionado con vehículos de placa blanca para servicio público–, contribuyó a una caída en las ventas. En 2015 se matricularon en el país 12.735 pick ups, cifra que solo aumentó hasta los años 2017 y 2018, cuando se registraron como nuevas 15.457 y 17.837 vehículos de este tipo.

Hoy, la situación ha cambiado con el repunte de ventas de estas camionetas, gracias a varias razones prácticas. En primer lugar, las pick ups son verdaderos automotores multipropósito que han evolucionado y ahora se distinguen por su sorprendente línea, su capacidad en el platón, su tecnología de vanguardia, su confort, su seguridad sin tacha y su consumo ecológico, cualidades que las identifican como ‘fierros’ modernos y vistosos en la ciudad pero eficientes al asumir su compromiso utilitario.

Pero es la capacidad de carga la gran fortaleza de las pick ups frente a sus hermanas con carrocería completa. Una ‘doble cabina’, por ejemplo, puede llevar hasta cinco pasajeros y al mismo tiempo transportar carga en la bandeja trasera y llevar en conjunto hasta una tonelada de peso. Con la ventaja adicional de que la estructura y suspensión de los vehículos utilitarios con platón están perfiladas para dominar la dura geografía nacional, a diferencia de muchas SUV.

Le puede interesar: Transporte de mercancías: A desempacar la reactivación

Todo eso explica que, en Colombia, la pick up representa un segmento particular dentro de la industria automovilística. Y aunque ahora las hay, como dice el lenguaje popular, para todos los gustos y presupuestos, su diseño, capacidad y tecnología ha evolucionado al punto de que también son elegidas por los usuarios según su pasión por la marca y el estilo que representa.

Los números prueban esa aseveración: este año, en medio de la pandemia y a la fecha –noviembre de 2020–, ya se hayan matriculado 11.251 pick ups.