Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/13/1986 12:00:00 AM

NAVIDAD

NAVIDAD, Edición 189, Sección Especiales, 7301 NAVIDAD
LOS JUGUETES DE LA ERA NUCLEAR
La primera información que se conoce acerca de la costumbre de dar regalos, proviene de la antigua Roma donde el primer día del año se intercambiaban obsequios con el nombre de "estrenas" .
Esta costumbre se extendió por toda Europa y luego se trasladó a América, depositando en manos de "Santa Claus" la tarea de dar regalos a los niños en la vispera de Navidad. En algunas regiones del mundo, comparte esta tarea con el "Niño Dios" y los "Reyes Magos".
Por fuerza de la publicidad y el enorme esfuerzo de los grandes comerciantes, hoy: en día la costumbre de regalar "algo" se ha extendido a los adultos, personas allegadas, o por compromisos sociales y comerciales.
Pero definitivamente, la Navidad es una época que esperan siempre los niños, es la mejor ocasión para estrenar un juguete, y ha sido en todas las épocas de la humanidad.
Se han encontrado figuras de barro en miniatura y pinturas rupestres que testimonian la prehistoria de los juguetes infantiles, claro está que les eran entregados en épocas diferentes: el bautizo, algún culto religioso o durante alguna fiesta especial.
Los antiguos griegos regalaban a sus niños, muñecos de madera, aros y barcos al igual que los romanos. Los materiales preferidos para su fabricación eran el hueso, el barro y la madera a los que no les faltaba un llamativo color, todo esto sin hablar de los juguetes de guerra, porque en todos los tiempos el hombre ha practicado esta cruel faena y como los niños reflejan en el juego una tarea equivalente al trabajo de los adultos no podian faltar las lanzas, espadas o cuchillos de juguete. Después de la Edad Media, la industria del juguete tomó forma y los materiales fueron cambiando al tiempo que nuevas tecnologlas reemplazaron la tradicional y artesanal forma de hacerlos; materiales como el caucho, y posteriormente el revolucionario plástico, iniciaron una era de juguetes fabricados en serie con colores llamativos y formas para todos los gustos y edades..
Hoy día los fabricantes se han especializado hasta tal punto que en la elaboración de una linea determinada, interviene personal competente para determinar las edades de los niños a quienes va dirigido un novedoso juguete.
Ellos poseen una gran percepción de la sicología infantil. Es tal la sofisticación de los juguetes a estas alturas, empezando el siglo XXI, que más de un adulto quisiera regresar a su infancía para poder disfrutar toda esa maravilla de-juguetes inventados por japoneses, norteamericanos y europeos en los que se compite para dar a los pequeños clientes el mayor realismo posible. Y algo más asombroso, muchos de esos juguetes cuyo funcionamiento es un "juego de niños" realmente es algo del otro mundo para un padre de la generación de los trompos de madera.
Más de un padre de familia se ve en aprietos cuando el niño mira con desprecio el camioncito de lata o el muñequito de trapo y llora. desesperadamente pidiendo una nave nodriza. Pero qué se puede pedir, si a los niños ya se les enseñan canciones como ésta: "Una galaxia se iba formando con los planetas y estrellas"; con la musica de "un elefante se balanceaba sobre la tela de wna araña"... ¿qué estará pasando?, ¿será que ya-empezó el futuro? --

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com