precios

¿Está pensando en comprar un nuevo iPhone? Pilas, porque el dólar está carísimo y los celulares de marca también

La divisa tiene un precio histórico y este 6 de julio se negoció en máximos cercanos a 4.400 pesos. Analistas dicen que eso hace que cada vez seamos más pobres, pues los incrementos en el salario se los han tragado los altos precios.


El dólar alto empobrece a los colombianos. En la medida en que el precio de la divisa sube, el ingreso de cada persona se encoge, pues su plata vale menos.

Aunque no se consuman productos importados, la mayor parte de los bienes y servicios terminan salpicados por el alto precio del dólar, porque las empresas utilizan insumos que deben traer para la producción nacional.

De manera que el dólar al alza es un fuerte golpe a los bolsillos de los colombianos. Este miércoles 6 de julio, el dólar se ha cotizado a máximos de 4.397 pesos, según la Bolsa de Valores de Colombia, así que SEMANA hace cuentas para establecer la forma en la que esta tendencia alcista empobrece más al ciudadano que habita en esta nación, en la que la moneda local ya tiene una devaluación acumulada superior al 7 % (7,2 % según Camilo Thomas, de Alianza Valores). De hecho, solo en la jornada de este 6 de julio la devaluación estimada por el analista es de 1,96 %, ubicando la moneda colombiana de nuevo en el primer lugar, como la más depreciada, por encima del peso chileno, el real brasileño, el sol peruano y el peso mexicano.

El ejemplo con el iPhone 13

La evidencia más clara del impacto de la alta cotización del dólar frente al peso se evidencia en los productos importados, como el iPhone 13, que desde su lanzamiento en el país ha tenido precios que oscilan entre 700 y hasta 1.500 dólares, según la referencia. Y, ¿quién no aspira a un aparato como este?

En consecuencia, con la escalada que tuvo la divisa en este miércoles se produce una suerte de ‘multiplicación de los panes y de los peces’, pero en contra del consumidor. Por ejemplo, si el 4 de abril de este año un iPhone Mini costaba 700 dólares, implica que los colombianos tenían que pagar por ese aparato 2.594.000 pesos, a razón de que, en ese momento, el precio de la divisa era de 3.706 pesos.

Por el mismo producto, este 6 de julio un colombiano necesita desembolsar 3.077.900 pesos, ya que el dólar se ha cotizado en esta jornada a un máximo de 4.397 pesos. La diferencia entre un momento y otro es de la no despreciable suma de 483.7000 pesos, lo que implica una pérdida de poder adquisitivo, pues se adquiere una mercancía con el mismo ingreso de este año, el cual, por demás, tuvo un incremento que fue estimado con la inflación de 2021, que cerró el año en 5,62 %.

Hay que recordar que a la mayoría de los trabajadores les aumentan el sueldo con la inflación causada en el año inmediatamente anterior. En el caso del salario mínimo, el incremento para este año fue histórico: de 10,07 %, pero ya dicho aumento se lo ha tragado prácticamente todo, la inflación de los últimos doce meses, que según el dato más reciente publicado por el Dane, fue de 9,67 % en junio.

Así las cosas, para comprar un iPhone 13 Mini, el más económico dentro de la gama de referencias que tiene el celular inteligente, un colombiano que gana el salario mínimo, que es de 1.000.000 de pesos en 2022, tendría que trabajar ahora 3 meses y un día para comprarse el teléfono y procurar conseguir que alguien le financie el resto de gastos.

En abril, el mismo trabajador con el salario mínimo requería trabajar dos meses y 16 días para hacer la misma compra.

Si la persona se antoja de un celular iPhone 13 con más juguetes, la cosa se complica aún más. Estaríamos hablando de unos 1.500 dólares en el caso de un Pro Max. Partiendo de la misma cifra con la que el dólar se negoció este miércoles en su precio máximo: 4.397 pesos, implicaría disponer de 6,6 millones de pesos, lo cual aleja aún más a los colombianos de la posibilidad de acceder a un celular como esos, con la divisa por las nubes. El trabajador de salario mínimo tendría que trabajar casi siete meses, sin derecho a tomarse ni un agua, para poder pagar el teléfono.