millonarios

Bernard Arnault: ¿quién es el francés que desplazó a Bill Gates en la lista de los más ricos del mundo?

Hace unos días, el dueño de Louis Vuitton le quitó al fundador de Microsoft el segundo lugar en el índice de millonarios de Bloomberg. Tímido, discreto y amante del arte, ha logrado crear todo un imperio a partir del lujo.


La lista de los hombres más ricos del mundo, que se puede ver en medios como Bloomberg o Forbes, no suele cambiar mucho, sobre todo en los primeros lugares. Junto a Jeff  Bezos, el fundador de Amazon, quien desde hace unos años domina el primer lugar, siempre aparece de segundo Bill Gates, dueño de Microsoft, y de tercero el inversionista Warren Buffett. 

Por eso este martes muchos se llevaron una sorpresa cuando vieron la lista que Bloomberg actualiza cada día: por primera vez en siete años una persona había desplazado a Gates y se había colocado en segundo lugar. Y no se trataba de Buffet, sino del francés Bernard Arnault, propietario del grupo de artículos de lujo LVMH, que incluye inversiones en Christian Dior y en Louis Vuitton.  

Sugerimos leer: El multimillonario brasileño que ayuda a migrantes venezolanos

Arnault, según Bloomberg, tiene una fortuna de 108 mil millones de dólares, mientras que Gates tiene solo 107 mil millones. Y aunque en la lista de Forbes, que también tiene una versión que se actualiza diariamente, los datos no coinciden exactamente, el francés está de tercero y disputa cifra a cifra el segundo lugar con Gates.  

Lo cierto es que Arnault no es un desconocido. Ya en Francia y en Europa lo reconocen como uno de los empresarios más importantes, y su empresa maneja unas 70 marcas de lujo, que incluyen a Christian Dior, Louis Vuitton, Loewe, Givenchy o Möet & Chandon. Allá, además, tiene fama de tímido, tranquilo y discreto. Se la ha ganado luego de no dejar que nadie se meta en su vida personal y de cuidar celosamente a su familia.  

Puede interesarle también: Así fue el lujoso matrimonio de Carlota Casiraghi en Mónaco

Su imperio comenzó cuando a los 22 años convenció a su padre, quien tenía varias acciones en una empresa de obras públicas, de vender su participación para crear Férniel, una compañía de apartamentos turísticos. Luego, y en una decisión arriesgada, invirtió 90 millones de francos, la moneda de la época, para adquirir Financiére Agache,  una empresa con la que empezó a invertir en bienes de lujo.

Así, en 1985 decidió comprar Boussac, un grupo financiero al que pertenecía Christian Dior. Con tacto, buenas decisiones y un gran gusto personal, convirtió a la marca en lo que es hoy: un ícono del mundo de la moda. Desde entonces su objetivo es tomar empresas o marcas enfocadas en el lujo y convertirlas en líderes mundiales. Al mismo tiempo se dedica al mecenazgo artístico, pues es un gran apasionado por el arte. 

En 2018 sus empresas tuvieron récords en ventas y en utilidades debido a que se enfocaron en el mercado chino, en el cual aumentó mucho el gasto en bienes de lujo. Eso mismo pudo haber impulsado su fortuna hasta un lugar tan alto.