Amarilo cuenta con un portafolio de proyectos ideal para invertir en segunda vivienda en 16 municipios y ciudades del país.
Amarilo cuenta con un portafolio de proyectos ideal para invertir en segunda vivienda en 16 municipios y ciudades del país. - Foto: Amarilo

La segunda vivienda se consolida como una alternativa de inversión para las familias colombianas

La propiedad raíz sigue siendo un refugio seguro para la inversión en todo el mundo. En Colombia, Amarilo consolida su oferta de segunda vivienda en todo el país y ofrece un activo que genera crecimiento a corto, mediano y largo plazo.

La propiedad raíz es uno de los activos más seguros y de mayor valorización. En Colombia, el sector de la construcción se sigue fortaleciendo como uno de los más sólidos: aporta 6,2 por ciento de valor agregado al PIB, encadena cerca de 54 por ciento del aparato productivo nacional y en 2021 más de 240.000 familias invirtieron en vivienda nueva, es decir, 32 por ciento más que en 2019, según la Cámara Colombiana de la Construcción. Asimismo, su impacto social es muy significativo: genera más de 3,4 millones de empleos directos e indirectos.

El 46,6 por ciento de los hogares en Colombia viven bajo la modalidad de alquiler. Sin embargo, la compra de vivienda sigue siendo una actividad que mueve la economía: en el primer semestre de este año, se vendieron 127.218 viviendas nuevas, es decir, 2,5 por ciento más frente al mismo periodo del año anterior, según Coordenada Urbana.

“Desde Amarilo vemos una proyección positiva si se continúa con una política de vivienda que incentiva la construcción e impulsa los subsidios para la adquisición de inmuebles, particularmente de interés prioritario y de interés social, vitales para muchas familias en el país”, afirmó Roberto Moreno, presidente de la constructora Amarilo.

Con ese respaldo, y teniendo en cuenta que los colombianos tradicionalmente encuentran en el sector inmobiliario una de las opciones más atractivas para proteger su patrimonio, la inversión en segunda vivienda o vivienda para descanso sigue siendo una alternativa llamativa. Por supuesto, para esto es importante evaluar proyectos sólidos.

“Adquirir una segunda vivienda se está dando con regularidad, pues muchas familias están buscando hacer inversiones para tener un activo que genere crecimiento a corto, mediano y largo plazo. Los interesados en adquirir una segunda vivienda deben definir un proyecto donde la naturaleza y las zonas verdes jueguen un papel protagónico, con parques, ciclorrutas, piscinas y sitios de entretenimiento que permitan generar un buen descanso para la familia”, agregó Moreno.

Y esa es precisamente la apuesta de la constructora Amarilo: desarrollar proyectos concebidos bajo el concepto de ‘Ciudad dentro de la ciudad’, que permiten integrar un urbanismo físico y social para el desarrollo integral y ordenado de la ciudad. Precisamente, además de la vivienda, estos proyectos brindan a su alrededor comercios, vías, instituciones educativas, estación de Policía, entidades de salud, espacios de recreación y todos los servicios complementarios necesarios al alcance de sus manos.

Dentro del portafolio de la compañía, compuesto por 85 proyectos, Amarilo tiene diez grandes desarrollos en los departamentos de Atlántico, Bolívar, Meta, Cundinamarca y Tolima bajo este modelo de ‘Ciudad dentro de la ciudad’, con proyectos ideales para aquellas familias que buscan invertir en segunda vivienda y valorizar su patrimonio a largo plazo.

Así, la constructora consolida una oferta de vivienda para vivir o invertir, con la que por casi tres décadas ha ayudado a disminuir el déficit de vivienda en el país.