La orientación escolar y la motivación vocacional son aspectos clave para incentivar a los jóvenes a mejorar su nivel académico. Una fórmula que les ha permitido a tres colegios de Cúcuta ocupar los primeros lugares del país en las Pruebas Saber 11.
La orientación escolar y la motivación vocacional son aspectos clave para incentivar a los jóvenes a mejorar su nivel académico. Una fórmula que les ha permitido a tres colegios de Cúcuta ocupar los primeros lugares del país en las Pruebas Saber 11. - Foto: Secretaría de Educación de Cúcuta

educación

Comprometerse con los proyectos de vida de los estudiantes, así han logrado tres colegios de Cúcuta obtener los mejores resultados del país en las Pruebas Saber 11

El colegio Sagrado Corazón de Jesús, el Instituto Técnico Nacional del Comercio y la Institución Educativa Santo Ángel comparten la visión que desde la educación les ha permitido garantizarles a sus bachilleres la posibilidad de elegir su futuro profesional.

Geremy Sáenz, egresado del colegio Sagrado Corazón de Jesús, en Cúcuta, Norte de Santander, obtuvo el mayor puntaje del país en las últimas pruebas Saber 11 que presentaron jóvenes de colegios públicos en 2020. La pandemia, y con ella la virtualidad, lo tomaron por sorpresa sin un computador para tomar las clases a distancia. “Una profesora me prestó uno”, precisa el joven de 17 años, quien hoy cursa primer semestre de Derecho en la Universidad Nacional.

Sáenz ingresó a este colegio en noveno grado y en décimo comenzó su preparación para las pruebas. “Luego de sortear varias dificultades, entre ellas de conectividad, la educación se hizo más cómoda. Me gustaría que todo el mundo tuviera la posibilidad de escoger, de elegir qué y dónde estudiar. A mí desde pequeño siempre me gustaron las letras y esta es la carrera que me motiva a estudiar muchísimo tiempo y de la que nunca me aburriría”, afirma Sáenz.

El colegio Sagrado Corazón de Jesús ocupa el sexto puesto en la lista de los diez centros educativos públicos con mejores resultados en las últimas pruebas Saber 11, según los datos que compartió el Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (Icfes), en junio . Otras dos instituciones educativas cucuteñas lograron un lugar en este ranking: el Colegio Salto Ángel, en el puesto cinco, y el Instituto Técnico Nacional de Comercio, en el dos.

Cúcuta es una ciudad reconocida a nivel nacional por su condición fronteriza y por sus índices de desigualdad social que se han agudizado con el fenómeno migratorio. En medio de este contexto, estas instituciones adelantan un trabajo interdisciplinario para incentivar a niños y jóvenes a buscar mejores oportunidades a partir de la educación.

Jessica Ramírez, secretaria de Educación de Cúcuta, advierte que la preparación integral de los estudiantes, el sentido de pertenencia y el profesionalismo de los docentes han sido claves para lograr este resultado. “La ciudad se destaca por tener líderes educativos que presentan una visión clara, disciplinada y una organización institucional que se compromete con el proyecto de vida de los estudiantes”. Lo mismo opina Zócimo Ramírez Mantilla, rector del Instituto Técnico Nacional de Comercio, quien asegura que sus bachilleres ingresan a las mejores universidades del país porque los profesores se han propuesto ofrecer una formación de calidad.

“La entrega de los directivos, la responsabilidad de los estudiantes y la formación de los docentes hace parte de un trabajo mancomunado que le permite a la institución ubicarse en los primeros lugares de la excelencia. Hemos mantenido la posición a nivel nacional y somos el segundo mejor colegio en las pruebas Saber en todo el país”, señala Ramírez Mantilla.

Por su parte, Tatiana Sarmiento, rectora de la Institución Educativa Santo Ángel, explica que aunque de manera formal la preparación de los estudiantes para estas pruebas inicia en grado décimo, trabajan en el desarrollo de la lectura crítica desde mucho antes; adicionalmente, dedican tiempo para motivar a los jóvenes a buscar mejores proyectos de vida. “Nosotros revisamos cuáles son los estudiantes que se quedan atrás en comparación con los que van más adelante y trabajamos fuertemente con quienes presentan dificultades para que se esfuercen y el resultado sea más homogéneo”, concluye.

Lea también: “Queremos abrir el automovilismo a más mujeres, muchas no saben que es una opción”: Tatiana Calderón

Lea también: Johanna Calle: 30 años de arte austero y silencioso