cultura

Habitantes de calle contaron sus historias de vida en la Feria del Libro de Cali

Durante el encuentro se realizó por primera vez una exposición de libros humanos, donde 10 personas, en proceso de resocialización, narraron sus experiencias y proyectos de vida.


La reciente Feria Internacional del Libro de Cali se estrenó con un innovador concepto literario que llevaba por nombre “Libros Humanos”. Cuando la gente llegaba al stand “El Contenido Sí Importa, Relatos de Vida de la Calle”, no les ofrecían un libro para hojear; en cambio tenían la posibilidad de escuchar las historias de vida de personas que habitan las calles de Cali, o que pasaron buena parte de sus vidas a la intemperie.

La iniciativa buscaba promover la interacción y la escucha de este grupo poblacional que tiene tanta experiencia de vida por compartir. El espacio, liderado por el Sistema de Atención Integral para el Habitante de la Calle de la Alcaldía Distrital, buscó sensibilizar a la comunidad en general sobre el fenómeno social de habitabilidad en calle y generar espacios comunitarios para la prevención de los factores sociales que la pueden desencadenar.

Para María Fernanda Penilla, secretaria de Bienestar Social, realizar el lanzamiento de esta estrategia dentro de un evento tan importante como la Feria del Libro significó, “una gran posibilidad para que en momentos sociales tan retadores como los de nuestra ciudad, nos podamos escuchar y ver más allá de nuestra propia interpretación de la realidad”.

La decisión de contar sus historias fue un acto voluntario de estos 10 participantes, quienes vieron en esta iniciativa la oportunidad para liberar todo ese dolor que los ha acompañado.

Erika Lozano, una de las 10 protagonistas de “Libros Humanos”, es una mujer trans que desde los 18 años salió de su casa para no seguir ocultando su orientación sexual. El mundo de la calle la hizo caer en las drogas, pero decidió rehabilitarse y ahora representa un ejemplo de superación personal. “Todo está en uno, en la fuerza de voluntad y en las ganas de salir adelante. Lo más importante es demostrarle a la gente que sí se puede”, relata Erika.

Por su parte, para Juan Carlos Idárraga, fue una oportunidad de hacer catarsis. “Cada que contaba mi historia, sentía como si un taco en la garganta se fuera liberando”.

Erika y Juan Carlos completan la lista de protagonistas de diez relatos que también compartieron Mauricio, Fanny, Willy, Harold, Katherine, Carlos Enrique, Sebastián y Claudia. Sus historias de vida generaron conmoción entre los asistentes de la feria. Geraldine Muñoz fue parte del público al que atrapó la propuesta. “Creo que todos deberíamos escuchar lo que se vive hoy aquí, todos necesitamos saber lo que en realidad se vive en la calle; estoy feliz de escuchar estos Libros Humanos que nos invitan a reflexionar sobre cómo estamos conviviendo con las personas que son habitantes de calle”.

Para Mauricio Rivas, Subsecretario de Poblaciones y Etnias de Bienestar Social, la participación en este espacio fue de gran importancia para llegar a diferentes sectores de la comunidad, “además nos permitió cumplir con ese objetivo de sensibilización frente al tema de habitabilidad en calle”.

La Feria Internacional del Libro de Cali contó con la participación de escritores de 16 países y más de 400 actividades, que conmemoraron los 170 años de la abolición de la esclavitud en Colombia.

Lea también: El Valle de Aburrá tiene un plan para enfrentar el cambio climático

Lea también: Estufas ecoeficientes, siembra de árboles y atención veterinaria gratuita: el camino de Jericó para ser más sostenible