especial turismo de negocios y eventos

Infraestructura para toda clase de eventos, el valor agregado de Colombia en el turismo de negocios

El país reúne 27 centros de convenciones y más de 450 hoteles con salones para realizar encuentros de gran magnitud. Ya sea en espacios al aire libre o en sitios cerrados, el país tiene una ventaja competitiva que sabe aprovechar.


Una de las grandes ventajas de Colombia en ofertas turísticas es la diversidad de su infraestructura para organizar eventos, conferencias, ferias y reuniones. El país cuenta con 27 centros de convenciones y más de 450 hoteles con salones para llevar a cabo certámenes de gran magnitud, de acuerdo con ProColombia.

En el desarrollo de esa industria, han sido protagonistas claves los convention bureaux. Hoy el territorio nacional cuenta con 11 de ellos, los cuales trabajan para la reactivación y promoción del turismo. Además, durante la pandemia se conformó la Red de Convention and Visitors Bureaux, que ha servido para posicionar a la nación como líder del turismo MICE.

Un ejemplo de éxito es el Quindío Convention Bureau, en cabeza de su directora, Laura María González, quien con su labor ha demostrado cómo el turismo es un motor de desarrollo para el departamento, pues solo en 2021 generó ingresos por más de 4.200 millones de pesos. Grandes eventos como los Premios Movistar, la Rueda de Negocios de Coincol, la edición 39 del Congreso Internacional de Ortodoncia y el XXIV Congreso del Sistema Nacional de Planeación fueron posibles gracias a su infraestructura.

En la tarea de impulsar este renglón de la economía del Quindío, se destacan espacios tradicionales como el Centro Cultural Metropolitano de Convenciones de Armenia, el Centro de Convenciones Hotel Campestre Las Camelias y el Centro de Convenciones Hotel Mocawa Resort.

Aparte de los principales centros de convenciones ubicados en las ciudades grandes e intermedias, este sector también le apuesta al espacio público al aire libre, así como lugares no convencionales para incentivar el turismo MICE. Dicha estrategia permite que la oferta se diversifique, se amplíe y se integre para ofrecer una experiencia única en áreas que van desde los patrimonios arquitectónicos hasta los centros culturales.

En Cartagena, por ejemplo, el Teatro Adolfo Mejía –una de las construcciones más emblemáticas de la ciudad– se convirtió en un escenario alternativo para las conferencias y eventos de networking con hasta 640 personas.

En el mismo sentido, la capital del país cuenta con sobrios recintos como el Museo Nacional de Colombia y el Museo del Chicó.

Medellín, a su turno, dispone del Planetario, el cual tiene una capacidad máxima de 200 personas. Y en Cali se destaca el Museo La Tertulia, capaz de acoger todo tipo de eventos corporativos, congresos, cenas y cocteles hasta para 800 personas.

Sin embargo, fuera de contar con recintos tanto tradicionales como no convencionales, por sus características el turismo MICE exige buenas carreteras, aeropuertos, puertos y vías férreas. Según explica Juan Martín Caicedo, presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), los proyectos que se están llevando a cabo, como el programa de concesiones viales de cuarta generación (4G), no solo producen una mayor competitividad e interconectividad, sino que atraen al turismo local e internacional.

“Aquellos que pretendan visitar el país en calidad de turistas van a encontrar condiciones óptimas para recorrer todos los lugares, soportados en carreteras de primer nivel, aeropuertos que cumplen los estándares internacionales y puertos tan competitivos como modernos”, puntualiza Caicedo.

Le puede interesar: ¿Busca un turismo diferente? Estas actividades le interesan?