Andrés Elías Borrero, gerente de la Industria Licorera de Caldas.
Andrés Elías Borrero, gerente de la Industria Licorera de Caldas. - Foto: Cortesía Industria Licorera de Caldas

entrevista

La Industria Licorera de Caldas espera cerrar el año con más de 420 mil millones de pesos en ventas. Esta es la estrategia para lograrlo

Invertir en tecnología y fortalecer el gobierno corporativo forman parte de los cambios que la compañía implementó para garantizar una operación exitosa. Andrés Elías Borrero, su nuevo gerente, explica en detalle en qué consiste esta nueva etapa.

La ILC modernizó su marca corporativa para transmitir su propósito y valores. ¿Cuáles son hoy las nuevas prioridades?

ANDRÉS ELÍAS BORRERO: Desde 2016 la licorera empezó un proceso de transformación interesante, aplicando unos modelos de trabajo diferentes a lo que se venía haciendo. Al ser una empresa ciento por ciento pública y que pertenece a la Gobernación de Caldas, logró ganar un carácter mucho más técnico, con mayor conocimiento y experiencia, sobre todo en el core del negocio: las áreas de ventas, mercadeo y producción. La organización interna también ha sido un paso importante para generar transparencia, confianza y tener propósitos claros. Por otro lado, la modernización del logo transmite ese sentido de transformación y de nuevos valores.

Uno de los retos permanentes en el sector es innovar y ofrecer productos diferenciadores. ¿De qué manera lo está haciendo la ILC?

A.E.B.: La implementación de un área de investigación, desarrollo e innovación ha sido clave. Aunque antes contábamos con una dependencia, ésta se fortaleció para poder realizar lanzamientos innovadores basados en investigaciones de mercado y de tendencias del consumidor. Este mercado es muy dinámico y se ve influenciado por las experiencias y las historias que hay detrás de los licores. Empezamos a darle una visión diferente al Aguardiente Amarillo de Manzanares, también nació el producto súper premium Ron Viejo de Caldas León Dormido, y venimos trabajando en nuevos productos.

La ILC fue la primera en implementar la huella de carbono Alcance 3.
La ILC fue la primera en implementar la huella de carbono Alcance 3. - Foto: Cortesía Industria Licorera de Caldas

¿Cuáles son los principales desafíos que tiene la industria de licores en el país?

A.E.B.: Después de la pandemia se han presentado unas coyunturas macroeconómicas a nivel global que son importantes. Tenemos que tener en cuenta el comportamiento de los mercados para poder cuidar los márgenes por los altos costos logísticos y de insumos que se han generado. También dependemos de las importaciones del alcohol y del comportamiento del vidrio. Debemos cuidar el mercado para no afectar al consumidor, pero tampoco los resultados de la compañía. Además, no podemos parar porque la demanda crece cada vez más.

¿Qué estrategias han implementado para contribuir a la sostenibilidad?

A.E.B.: Venimos trabajando en procesos interesantes que se manejan desde la Responsabilidad Social Empresarial para trabajar en el desarrollo social y ambiental de la región. La ILC fue la primera en implementar la huella de carbono Alcance 3; tenemos el certificado de Bureau Veritas Certification; cada vez creamos más conciencia del cuidado del agua en los diferentes procesos de la compañía; y en la Asociación Colombiana de Industrias Licoreras (ACIL) venimos liderando un proyecto que le apunta a la recuperación de envases y empaques.

Precisamente, con el proyecto Mi Escritorio ILC los envases de licores están siendo reciclados para fabricar mobiliario…

A.E.B.: Dentro de nuestra estrategia de economía circular tenemos envases de Tetra Brik y shots de plástico que se transforman en basureros ecológicos, y también en pupitres o escritorios. Hicimos un convenio con la Gobernación de Caldas y ha sido muy satisfactorio. En la primera fase se entregaron 152 escritorios dobles, lo que significa un impacto para 304 niños. Además, para los escritorios se han utilizado alrededor de 1.500 toneladas de material reciclado. Esta iniciativa tiene un triple impacto: la protección del medioambiente, la prevención de la adulteración que se presenta con los envases y el impacto social a través de la transformación de la educación.

¿Cómo se están preparando para la temporada decembrina?

A.E.B.: Durante todo el año hacemos acompañamiento de las fiestas patronales y las fechas especiales. Para Navidad y fin de año tenemos establecidos unos planes de mercadeo para hacer investigación y acompañar a las diferentes regiones con todo el portafolio de la ILC. Invitamos a celebrar con responsabilidad, compartir en familia y con amigos y disfrutar de nuestros buenos productos.

¿Qué proyectos tiene para el próximo año?

A.E.B.: Venimos trabajando en el fortalecimiento de los mercados internacionales. Hoy en día estamos en 18 países y haciendo investigaciones de los diferentes hábitos de consumo, culturas y tendencias para tener la mejor estrategia. A pesar de la coyuntura global, vemos oportunidades en el mercado, pues estamos creciendo a dos dígitos, lo que nos indica que el compromiso con el país es grande. También le apostamos a la modernización tecnológica de los sistemas de información y de la maquinaria, y a seguir fortaleciendo el gobierno corporativo dentro de la compañía.

Le puede interesar: El ultraman colombiano Mauro Salazar se convirtió en guardián de la Ciénaga Grande de Santa Marta por un día. Así fue su aventura