animales de compañía

¿Por qué no debe vestir a su gato o perro o alimentarlos con lo que cocinó para usted?

Atribuirles a los animales de compañía características y comportamientos antrópicos afecta sus hábitos. El Área Metropolitana del Valle de Aburrá hace un llamado a no modificar la naturaleza de la fauna doméstica.


Comportamientos tan cotidianos y comunes como asignarles nombre o hablarles igual que a una persona corriente, hasta otros, tal vez más exóticos, pero frecuentes, como darles comida preparada para los humanos, vestirlos con zapatos y camisones, o transportarlos en coche, son atribuciones de características y cualidades de los seres humanos que, de acuerdo con expertos, hacen parte de la antropomorfización de los animales, o en otros términos no científicos, de su humanización.

Si bien, algunas de estas acciones no pretenden perjudicar a los animales domésticos, y suelen estar motivadas por un instinto de protección y afecto, Andrés Gómez, coordinador de la Red de Tratamiento de Fauna Silvestre y Bienestar Animal del Área Metropolitana del Valle de Aburrá afirma que estos actos pueden tener consecuencias negativas para los animales domésticos, que a veces son ocultas para sus propietarios. Ni hablar de la fauna silvestre, cuya tenencia además es ilegal en el país y es un delito sancionable con cárcel y penas económicas.

Hay personas que creen que darles de comer lo mismo que ellas ingieren es gracioso o tierno, pero para los animales algunos productos pueden resultar tóxicos y causarles hasta la muerte.
Hay personas que creen que darles de comer lo mismo que ellas ingieren es gracioso o tierno, pero para los animales algunos productos pueden resultar tóxicos y causarles hasta la muerte. - Foto: Getty Images

La humanización o antropomorfización contraviene sus derechos, pero es un tema de difícil manejo. Por más que las personas no lo quieran hacer, cuando un perro o un gato están en casa, se les enseña comportamientos humanos de forma involuntaria, ya que las personas lo asumen como un integrante más en sus hogares, tanto que hoy se habla de familias multiespecies”, comenta Gómez.

Estas atribuciones, en algunos casos, pueden considerarse como maltrato físico o psicológico, debido a que menoscaban la integridad de los animales. Por eso es tan importante, en concepto del experto, educar y sensibilizar a las personas sobre las consecuencias de esta humanización para que eviten repetirlas, al menos aquellas que son más dañinas.

¿Cómo los afecta?

Santiago Henao Villegas, médico veterinario con maestría en medicina preventiva y un doctorado en Bioética, además de ser magistrado del Tribunal de Ética Profesional de Colombia y miembro del Consejo Nacional de Bioética, plantea que el vínculo entre los seres humanos y los animales se ha fortalecido tanto a través de la historia que se han traspasado las fronteras de lo natural.

En ese proceso hay acciones que no afectan la integridad de los animales, como hablarles o ponerles nombre, de hecho en su opinión hasta favorecen la convivencia entre ambas especies y hace que los perros o gatos, por ejemplo, se sientan importantes en determinado contexto. Sin embargo, ciertos tratos pueden ser percibidos como agresivos o invasivos, incluso dañinos para su integridad, y eso incluye ponerles ciertas prendas de vestir.

Algo tan sencillo como darle las sobras de la comida a una mascota, genera problemas no solo en su conducta, sino que también se aumenta el sobrepeso.
Algo tan sencillo como darle las sobras de la comida a una mascota, genera problemas no solo en su conducta, sino que también se aumenta el sobrepeso. - Foto: Cortesía Área Metropolitana Valle de Aburrá

La veterinaria etóloga Susana Lopreto explica que “puede ser muy tierno pero, por lo general, estos trajes son incómodos para ellos. No ejercemos alguna función hacia su bienestar sino hacia un malestar”. Es por esto que, si se viste a un perro con zapatos o vestidos, se puede afectar la termorregulación del cuerpo, por lo que puede sufrir de un golpe de calor.

Por ejemplo, hay personas que creen que darles de comer lo mismo que ellas ingieren es gracioso o tierno, pero para los animales algunos productos pueden resultar tóxicos y causarles hasta la muerte. Según explica Fredy Manrique, médico veterinario y especialista del comportamiento y bienestar animal, “algo tan sencillo como darle las sobras de la comida a una mascota, genera problemas no solo en su conducta, sino que también se aumenta el sobrepeso”.

Unido a lo anterior Andres Gomez manifiesta que cuando los animales de compañía se les suministra alimentos no balanceados para ellos, como son los que normalmente ingieren las personas, se les ocasiona un desbalance nutricional, ya que estos alimentos no satisfacen los requerimientos nutricionales ocasionando enfermedades metabólicas y fisiológicas.

Otra de las actividades más comunes que realizan las personas es permitir que las mascotas duerman en sus camas. Respecto a esto, Manrique agrega que puede haber ciertas implicaciones. “Hay perros que pueden generar procesos de agresividad relacionados con la posesión del espacio físico. Lo otro, que tiene que ver directamente con temas de salud, es que hay perros que generan alergia a las pulgas, y resulta que de cada 100 pulgas, 99 están en la cama y una en el cuerpo del perro”, agrega.

Este veterinario opina que se debe tener un punto intermedio para tener un control riguroso frente al control sanitario, y al mismo tiempo prevenir ese tipo de situaciones: “una de las alternativas que podemos hacer de manera temprana es educar a la mascota en un sitio al lado para que se acostumbre”.

Por eso la recomendación de Henao es darles un trato adecuado sin alterar su naturaleza. “Su comportamiento debe ser de acuerdo a su especie, no podemos esperar que el animal se comporte chistoso cuando no hace parte de su naturaleza”, señala.

Los expertos consideran urgente educar a las personas en general para evitar prácticas de este tipo, en especial, ahora que se ha incrementado la tendencia a tener animales de compañía. El director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Juan David Palacio Cardona, menciona que mientras en 2015 el mercado del cuidado de animales de compañía (que incluye accesorios, salud, bienestar, suplementos) generó en Colombia 726,2 millones de dólares, en 2020 esta cifra ascendió a 1.188,5 millones de dólares, lo que representó un crecimiento del 63,1 por ciento, de acuerdo con reportes de Euromonitor.

Hay acciones que no afectan la integridad de los animales, como hablarles o ponerles nombre, de hechohasta favorecen la convivencia.
Hay acciones que no afectan la integridad de los animales, como hablarles o ponerles nombre, de hechohasta favorecen la convivencia. - Foto: Getty Images

Es la oportunidad para educar y entender que todo debe ser en su punto y justa medida. Los perros y gatos pueden vivir con nosotros, pero entendiendo que no se les tiene que cepillar los dientes a diario, limpiarles el recto cada que hacen sus necesidades, celebrarles el cumpleaños o comprarles ropa. Lo que sí nos es permitido es preocuparnos por su salud, cuidarlos de manera responsable y respetar su naturaleza. Finalmente, de eso se trata tener una familia multiespecie”, comenta Palacio.

*Contenido elaborado con apoyo del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Lea también: Perros y Gatos, los amigos más gratos

Video recomendado Mejor Colombia : ¿Cómo moverse en Bici por el Valle de Aburrá?