especial acción climática

El Valle de Aburrá tiene una hoja de ruta para enfrentar el cambio climático

Con una visión de desarrollo sostenible, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá impulsa estrategias de transición que involucran a la comunidad para enfrentar el cambio climático.


Las actividades humanas que causan gran parte de la crisis ambiental del planeta se generan en las zonas urbanas. Por eso, las ciudades son uno de los factores que más contribuyen al cambio climático, pues en ellas –según datos de ONU Hábitat– se consume el 78 por ciento de la energía mundial y se produce más del 60 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), pese a que ocupan menos del 2 por ciento de la superficie de la Tierra.

Teniendo en cuenta esta realidad, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá trabaja para transformar los diez municipios que la integran hacia un futuro sostenible.Vemos que allí nace o está el cambio. Por eso trabajamos en diferentes proyectos y sectores para impulsar ideas de transformación en esos municipios”, expresa Juan David Palacio, su director.

La entidad cuenta con estrategias como el Plan de Acción ante el Cambio y la Variabilidad Climática de la Región Metropolitana (PAC y VC), con un horizonte a 2030. Estas iniciativas tienen el acompañamiento de múltiples actores y a la vez involucran la apropiación social y la difusión del conocimiento con el fin de empoderar a los habitantes para enfrentar la crisis climática.

Así, la apuesta para reducir sus efectos nocivos incluye ejes de acción desde la mitigación, cuya meta es reducir en 35,7 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero a 2030 en la región; igualmente, desde la adaptación, con proyectos de impacto como el Sistema de Alerta Temprana (Siata) y la gestión de riesgos meteorológicos, hidrológicos y de desastres por medio de tecnología de punta.

El desafío también contempla procedimientos como la conservación y creación de ecosistemas urbanos con la meta de sembrar un millón de árboles entre 2020 y 2023; lo mismo que el programa ‘Parches verdes, pulmones para la vida’, el control del tráfico y la protección de la fauna para conservar los ecosistemas mediante el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre (CAV), y la gestión de la seguridad alimentaria con acciones por la protección de abejas y avispas y demás polinizadores.

El Centro de Atención y Valoración de la Fauna Silvestre (CAV) fue creado en 2006 y desde allí opera la red de atención de fauna silvestre.
El Centro de Atención y Valoración de la Fauna Silvestre (CAV) fue creado en 2006 y desde allí opera la red de atención de fauna silvestre. - Foto: Cortesía Área Metropolitana del Valle de Aburrá

Por otro lado, y para aumentar la participación ciudadana en la lucha contra el cambio climático, la entidad implementó las denominadas expediciones climáticas, que incluyen actividades como talleres, uso de maletas climáticas y divulgación con enfoque escénico. “Recorrimos la región metropolitana para explorar las manifestaciones del cambio climático en nuestro territorio, de manera coconstruida con los habitantes de estos espacios, e invitamos a los actores a formar parte de esta estrategia de gobernanza climática”, explica Julieta Gómez, profesional universitaria de la Subdirección Ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Ese recorrido incluyó talleres exploratorios en el centro, sur y norte del Valle de Aburrá, en los que se plantearon cuáles eran los temas impostergables para tomar parte de la acción climática y conectarse en una red viva en la que se construyen conocimientos. “Cerca de 100 personas diversas, activas y creativas mapearon nuestros principales retos, y reconocimos en los territorios algunas manifestaciones del cambio climático en el Valle de Aburrá, pero también descubrimos la potencia de pensar y actuar en multitud”, señala Diana María Montoya, subdirectora ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

La implementación de nuestro plan de acción requiere de una gobernanza climática en la que se involucre a todos los estamentos sociales, con el fin de mantener los vínculos y las multitudes requeridas para consolidar una acción climática coordinada y articulada en nuestra región metropolitana”, concluye.

*Contenido elaborado con apoyo del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Lea también: Así celebrarán en mayo la fiesta ‘por lo vivo’ en Antioquia

Le puede interesar: ¿Cómo va Colombia con el cumpliento de los compromisos ambientales que asumió?