mundo

Ayudas para paliar el hambre en África: EE. UU. promete 1.180 millones de dólares

El continente africano también vive la preocupación por un brote del virus de Marburgo.


Este lunes, la jefa de la asistencia internacional de Estados Unidos, Samantha Power, anunció la promesa de su país de aportar 1.180 millones de dólares para ayudar a paliar el hambre en el Cuerno de África e instó a otros países, incluido China, a hacer más para combatir una crisis alimentaria agravada por la invasión rusa de Ucrania.

Power manifestó su alarma por el hecho de que la guerra y el cambio climático estén recrudeciendo el hambre en el mundo, justo después de que la pandemia borrara una década de progreso.

“Hoy nos enfrentamos a algo aún más devastador, ya que no solo decenas de millones de personas más se enfrentan a esa grave hambruna, sino que muchas de ellas corren el riesgo de morir de hambre”, dijo en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Power, jefa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), advirtió sobre la situación que viven naciones como Somalia, Etiopía y Kenia, el llamado Cuerno de África, que se prevé que experimentará su quinta sequía consecutiva a finales de este año.

La funcionaria anunció la visita al Cuerno de África este fin de semana y dijo que se sabe que al menos 1.103 niños han muerto y que otros siete millones están gravemente desnutridos.

Los 1.180 millones de dólares en ayuda estadounidense incluirían alimentos de emergencia, en particular sorgo, un grano de uso local más disponible que el trigo, así como un suplemento a base de maní para niños desnutridos y servicios veterinarios para el ganado moribundo, detalló la funcionaria.

Samantha Power también instó que lleguen más ayudas a esta región del mundo. “Ahora necesitamos que otros hagan más, antes de que ocurra una hambruna, antes de que millones de niños más se encuentren en el filo de la navaja”.

La jefa de la asistencia internacional de Estados Unidos también lanzó una fuerte crítica a las políticas “siniestras” de Rusia, pero también culpó a China, vista por Estados Unidos como un competidor global, por sus restricciones comerciales sobre fertilizantes y “acaparamiento” de granos.

Samantha Power, jefa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Foto: AFP/Nicholas Kamm.
Samantha Power, jefa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Foto: AFP/Nicholas Kamm. - Foto: Foto: AFP/Nicholas Kamm.

Power aprovechó su intervención para criticar a India, sin mencionarla, pues Washington considera un aliado emergente, pero que se ha negado a rechazar a su socio histórico Rusia y ha impuesto también la prohibición de exportación de trigo.

Los países que se han quedado fuera de esta guerra no deben quedarse fuera de esta crisis alimentaria mundial”, destacó la funcionaria, quien elogió a Indonesia por levantar las restricciones sobre el aceite de palma, y alentó “a otras naciones a tomar medidas similares”.

Preocupación en África por virus de Marburgo: se registran primeros casos en Ghana

Dos casos de la enfermedad del virus de Marburgo, una fiebre hemorrágica casi tan mortal como el ébola, se registraron en Ghana, los primeros en el país, anunciaron el pasado domingo 17 de julio las autoridades sanitarias ghanesas.

A principios de este mes, las muestras de sangre de dos personas de la región de Ashanti (sur) sugirieron la presencia del virus de Marburgo y las muestras se enviaron al Instituto Pasteur de Dakar (IDP) para su confirmación, informó el Servicio de Salud de Ghana (GHS).

“Las pruebas adicionales llevadas a cabo en el IDP de Senegal han corroborado los resultados. Es la primera vez que Ghana confirma el virus de Marburgo”, declaró Patrick Kuma-Aboagye, director general del GHS.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el fin del primer brote del virus de Marburgo en África Occidental en septiembre de 2021, 42 días después de que se identificara un único caso en Guinea. La letalidad de la enfermedad por el virus de Marburgo es de hasta el 88 %, pero podría ser mucho menor si se atendiera debidamente a los pacientes.

La enfermedad por el virus de Marburgo se identificó por vez primera en 1967, tras registrarse simultáneamente brotes en Marburgo y Fráncfort (Alemania) y en Belgrado (Serbia). Es transmitida a los humanos por los murciélagos de la fruta y se propaga a través del contacto directo con fluidos corporales de personas infectadas o superficies y materiales.

*Con información de la AFP.