mundo

Combates no paran en Ucrania pese al llamado de una tregua por la Pascua ortodoxa

Volodímir Zelenski indicó que al menos cinco personas murieron y 18 resultaron heridas en bombardeos rusos contra la ciudad de Odesa.


Feroces combates entre fuerzas rusas y ucranianas estallaron el sábado en el este de Ucrania, que acabaron con las esperanzas de una tregua con ocasión de la Pascua ortodoxa.

La presidencia ucraniana indicó igualmente que al menos cinco personas murieron y 18 resultaron heridas en bombardeos rusos contra la ciudad de Odesa, en el sur del país.

El sur y el este de Ucrania se han convertido en blancos designados de la ofensiva rusa, que el domingo cumple dos meses. Durante este periodo, más de cinco millones de ucranianos han dejado el país y siete millones se han convertido en desplazados internos, el mayor éxodo en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El ejército ruso anunció el sábado por la mañana que realizó 1.098 ataques con artillería y cohetes en las últimas 24 horas.

“Están bombardeando literalmente todo (...), todo el tiempo”, escribió el gobernador de la región oriental de Lugansk, Sergei Gaidai, en Telegram.

Gaidai dio parte de dos muertos y dos heridos en Zolote (sureste), tras disparos con artillería rusa, y pidió a las personas que viven cerca de la línea de frente “evacuar el lugar, si tienen la oportunidad”.

El gobernador de la región oriental de Járkov, Oleg Sinegubov, aseguró en Telegram que las fuerzas ucranianas retomaron tres pueblos cerca de la frontera rusa después de “feroces batallas”.

El subcomandante de las fuerzas del distrito militar del centro de Rusia, Rustam Minnekayev, dijo el viernes que “la segunda fase de la operación especial” ―como Moscú denomina a la invasión― se propone “establecer un control total sobre el Donbás y el sur de Ucrania”.

De ese modo, agregó, se establecería “un corredor terrestre” entre los territorios separatistas prorrusos de Donetsk y Lugansk, en la región oriental del Donbás, con la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014.

La conquista del sur de Ucrania permitiría además ayudar a los separatistas de la región moldava de Transnistria, “donde también observamos casos de opresión de la población de habla rusa”, afirmó el oficial, levantando la protesta de Moldavia.

Crímenes de guerra

La firma estadounidense de imágenes por satélite Maxar Technologies difundió este viernes fotografías que, según afirma, muestran dos grandes fosas comunes en las localidades de Manhush y Vynohradne,en la región de Mariúpol.

Ese mismo día, la ONU advirtió de posibles “crímenes de guerra” rusos en Ucrania. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, viajará la próxima semana a Moscú y a Kiev.

Ciudad fantasma

Luego de dos meses de fuego sostenido de la artillería rusa, el pueblo de Lysychansk, a solo 14 kilómetros de las fuerzas terrestres rusas, se ha convertido en una ciudad fantasma.

Solo un pequeño mercado cubierto en el centro de la ciudad sigue funcionando, proporcionando alimentos y otros suministros a los habitantes que quedan.

“Esto va a acabar mal”, dijo una anciana que hacía fila para comprar verduras, temiendo un bombardeo similar al que el 8 de abril mató a más de 50 personas en la estación ferroviaria de Kramatorsk.

En Járkov (este) los habitantes cuentan haber vivido una noche de terror. “No pudimos dormir, pasamos toda la noche en un pasillo”, refirió a la AFP Yelena, una madre de familia.

Con tregua o sin ella, el conflicto se anuncia largo.

El primer ministro británico Boris Johnson consideró “realista” que la guerra se extienda hasta finales de 2023. Y Estados Unidos invitó a 40 países a una reunión en Alemania el martes para discutir las necesidades a largo plazo de seguridad de Ucrania.

*Con información de AFP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.