mundo

Congresistas de Chile serán sometidos a test de drogas

La mitad de los diputados deberán someterse a examen en el marco de un reglamento interno del Congreso.


Un total de 78 de los 155 miembros de la Cámara de Diputados de Chile deberán realizarse una prueba de drogas, en el marco de un nuevo reglamento interno que busca darle “transparencia” a la labor parlamentaria y evitar delitos de narcotráfico.

Los diputados fueron seleccionados en un sorteo realizado en el Congreso, ubicado en el puerto de Valparaíso (120 km al oeste de Santiago), en la puesta en marcha del nuevo reglamento del control de consumo de drogas de la Cámara Baja aprobado en julio pasado.

“La normativa busca elevar los estándares de transparencia en la labor parlamentaria, además de evitar delitos relativos al narcotráfico y cualquier relación de este flagelo con la Cámara”, indicó un comunicado de la Cámara de Diputados.

“Se ha establecido un plazo que es entre el 22 y 30 de agosto para que los diputados vayan al laboratorio de la Universidad de Chile a realizarse este test de cabello”, dijo Raúl Soto, presidente de la Cámara de Diputados, uno de los sorteados para someterse al examen.

A finales de septiembre deberán aplicarse la prueba los diputados restantes. Los resultados, que se tendrán entre 10 y 15 días, serían públicos y en caso de dar positivo, se podría levantar el secreto bancario para evidenciar que no haya movimientos de dinero que no se puedan justificar.

La prueba será semestral y se aplicará al menos dos veces a cada parlamentario dentro su gestión de cuatro años.

“No me abastezco de manera ilegal, no compro, me la regalan. En algún momento de la vida, cuando era más chico, planté. Llegué a tener en mi mejor época dos plantas al aire libre, nada muy elaborado”, dijo el diputado izquierdista, Jaime Sáez, quien manifestó abiertamente consumir marihuana dos semanas atrás.

“Yo también fumo, no me avergüenzo, y cultivo mis plantas para no alimentar las arcas del narcotráfico”, señaló, por su parte, Ana María Gazmuri, diputada y activista en favor del consumo de marihuana.

Nueva Constitución se hunde en medio del rechazo de los ciudadanos

La gran promesa del presidente de Chile, Gabriel Boric, ha sido la promulgación de una nueva Constitución política. Luego de mucha controversia, el país se alista a aprobar en un referéndum el texto de 388 artículos y 178 páginas.

Sin embargo, a tres semanas del plebiscito con voto obligatorio del 4 de septiembre, la opción Rechazo lidera las encuestas frente al Apruebo a una nueva Constitución, un borrador que entierra el modelo ultraliberal impuesto bajo la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que dejó que la educación, la salud y las pensiones se rigieran bajo las leyes del mercado.

El nuevo texto, redactado durante un año por una Convención paritaria y con representación indígena, compuesta por 154 personas electas, busca implementar un Estado que garantice derechos sociales, como reclamó la ciudadanía en las protestas de 2019.

Los resultados de las encuestas son muy dicientes. A pesar de que son contratadas por diferentes organizaciones y entidades, las cifras están contra este cambio. Estas son nueve de ellas.

Encuesta Black & White

(28 julio)

Rechazo 57 % - Apruebo 43 %.

Diferencia 14 %

Encuesta Panel Ciudadano

(1.° agosto)

Rechazo 55,1 % - Apruebo 44,9 %

Diferencia 10,1 %

Encuesta Studio Público

(2 agosto)

Rechazo 62,2 % - Apruebo 37,8 %

Diferencia 24,4 %

Encuesta Criteria

(3 agosto)

Rechazo 55,6 % - Apruebo 44,4 %

Diferencia 11,2 %

Encuesta Feedback

(3 agosto)

Rechazo 54,2 % - Apruebo 45,8 %

Diferencia 8,4 %

Encuesta Signos Smart Analitics

(5 agosto)

Rechazo 54,6 % - Apruebo 45,4 %

Diferencia 9,2 %

Encuesta Mori

(5 agosto)

Rechazo 51,6 % - Apruebo 48,4 %

Diferencia 3,2 %

Encuesta Pulso Ciudadano

(7 agosto)

Rechazo 59,8 % - Apruebo 40,2 %

Diferencia 19,6 %

Encuesta Cadem

(7 agosto)

Rechazo 56 % - Apruebo 44 %

Diferencia 12 %

La campaña para ‘Votar Informado’ es impulsada por el gobierno de Boric, favorable al cambio de modelo que propone la nueva Constitución, tras meses en que ha proliferado la desinformación sobre los contenidos del proyecto en temas tan sensibles como el derecho a la vivienda propia, la interrupción del embarazo o la independencia del Banco Central.

“Yo rechazo con esperanza”, dicen afiches a la salida de un metro, mientras en otra plaza un grafiti invita al “Entierro de Pinocho el 4 de septiembre”, en alusión al texto aprobado bajo la dictadura de Pinochet

Los comandos de ambas opciones cuentan con espacios en televisión abierta para hacer propaganda y convencer a los 15 millones de electores. En la última semana, este espacio en horario estelar ha convocado un promedio de 40 puntos de audiencia, una marca muy elevada, comparable al capítulo final de una popular telenovela.

Esta semana se sumaron a los elogios al proyecto de nueva Constitución unos 40 prestigiosos economistas y cientistas políticos de todo el mundo. “Tomada en conjunto, creemos que la nueva Constitución crea una estructura legal que tendrá éxito en preparar a Chile para un nuevo siglo de crecimiento equitativo, con perspectivas de atraer inversión, proteger la estabilidad financiera y promover el desarrollo para todos los chilenos”, destacan estos investigadores en una carta conjunta.

El proyecto de carta magna es el resultado de un año de debates de una Convención Constitucional de 154 miembros, electos por votación popular. Fue la salida política que encontró el país para apaciguar las protestas que estallaron en octubre de 2019 en reclamo de una mayor igualdad social.