CRISIS EN EL GOBIERNO DE ZIMBABWE


Después de que tropas del gobierno de Roberto Mugabe allanaran su casa y mataran a su chofer, Joshua Nkomo, líder de la oposición en Zimbabwe, huyó clandestinamente hacia la vecina Botsuana, y después a Londres, el 11 de marzo. Tal exilio de Nkomo abre una nueva crisis política para Mugabe, ya que el líder opositor representa, además, a la tribu de los ndebeles, algo más de un millón de personas, que ahora podrán declararse marginadas del gobierno, edificado mayoritariamente sobre representantes de la tribu shona. Mugabe es la figura máxima de éstos últimos, quienes son el 80% de la población negra de ese país, mientras que los ndebele, serían el 20% restante. Entre estos dos personajes han existido viejas diferencias, a pesar de que en los años pasados ambos se unieron en la guerra contra la minoría blanca que gobernaba al país. Pero en febrero de 1982 el ejército descubrió depósitos de armas del ZAPU, el partido de Nkomo, y éste perdió su cargo de vicepresidente. Mugabe desde entonces ha venido acusando a Nkomo de estar aliado a los sudafricanos para derrocarlo..