mundo

La tragedia de la madre patria: cinco errores que lamentan los españoles

Los rebrotes de coronavirus y la tormenta política que desencadenó la salida del rey Juan Carlos I tienen a España al borde de enfrentar una crisis social y económica. Estos son algunos de los puntos clave para entender la situación.


Después de casi dos meses de haber levantado la medida de estado de alarma y de haber impulsado la “nueva normalidad”, España enfrenta una situación compleja debido al gran número de rebrotes de covid-19 y a una tormenta política que tiene en problemas a la monarquía. Además, el impacto que ha tenido la pandemia ha dejado enormes preocupaciones.

Actualmente, la crisis sanitaria pone a España como el país con más casos de coronavirus en toda Europa occidental, según el Instituto Johns Hopkins. Esta situación se puede entender a partir del descuido y el exceso de confianza de autoridades y ciudadanos que ya habían dado por terminada la pandemia.

Flexibilizaron medidas y llegaron rebrotes

El 20 de marzo España presentó el más alto número de casos por día desde que inició la pandemia, pero a partir de ese momento los reportes descendieron y el país llegó a presentar, a mediados de junio, cifras que no superaban los 150 casos por día. Por esta razón, el Gobierno decidió flexibilizar las medidas de aislamiento y empezar la reactivación de sectores como el turismo y los restaurantes desde el 21 de junio.

Sin embargo, las cifras empezaron a crecer y para el primero de agosto se registraron 3.255 casos por día. En este momento se registran 854 focos de rebrote y en provincias como Barcelona, La Coruña o Badajoz se ha regresado a las medidas de confinamiento, a la prohibición de reuniones y al control en el aforo de hoteles.

Desorden tras el desconfinamiento

Las principales causas de la escalada del coronavirus están relacionadas con la realización de fiestas nocturnas, la asistencia a cines, teatros, centros comerciales y las aglomeraciones presentadas en playas o piscinas, actividades que entraron a formar parte de una segunda fase de desconfinamiento.

Uno de los casos más representativos es el de una discoteca de Córdoba, Andalucía, que celebró una fiesta el 10 de julio, la cual terminó en un rebrote con 122 casos y cerca de 2.500 pruebas para intentar determinar un cerco epidemiológico. Por otra parte, en playas como la de Nigrán, en Pontevedra, se han presentado aglomeraciones con cientos de personas que no respetan el distanciamiento social.

Bajaron la guardia con las pruebas

La disminución en el número de pruebas PCR también ha contribuido al aumento de la crisis. El diario "El País" ha revelado que entre el 25 de junio y el 30 de julio se realizaron 1,2 millones de pruebas, lo que representa un aumento general en el país, pero desproporcionado en las provincias, pues mientras regiones como Aragón aumentaron en un 64 por ciento la toma de muestras, en Madrid el aumento es tan solo del 20 por ciento.

Las pruebas PCR son un indicador fundamental para el rastreo de personas asintomáticas, un factor en el que, según los expertos, no se puede bajar la guardia. En Madrid también han tenido que recurrir a contratos de emergencia y sin licitación para suministrar los servicios de empresas rastreadoras que por medio de encuestas controlan la expansión de los brotes.


¿Se descuidó al personal médico?

El número de contagios en el personal de la salud de España asciende a 53.700, es decir, un 17 por ciento de los contagios totales, que suman más de 314 mil casos. Según el Ministerio de Salud de ese país, tan solo en las últimas semanas se presentaron 346 casos de médicos, enfermeros y personal sanitario contagiados por el coronavirus.

Varios médicos han realizado protestas en España para pedir que les garanticen sus derechos y les mejoren sus condiciones laborales. En el personal sanitario existe un descontento general que complicaría la atención en una eventual crisis por los rebrotes. El Colegio de Médicos de Madrid difundió el documental “Vocación” para rescatar la memoria y protestar por quienes murieron luchando por detener la pandemia.

Llegaron los escándalos políticos en el peor momento

El exilio del rey emérito Juan Carlos I generó una avalancha de críticas a la Corona por los supuestos casos de corrupción en los que estaría envuelto el monarca. A Juan Carlos se le acusa de sobornos en los contratos de construcción de un tren de alta velocidad en Arabia Saudí. En España se habla de este episodio como el inicio del fin de la monarquía.

Entre tanto, el presidente Pedro Sánchez también ha estado en el centro de la polémica por apoyar las decisiones de la Casa Real. A Sánchez también le reclaman una ruptura con el partido Podemos y la intervención para lograr un acuerdo entre el PSOE y el PP que favorezca la gobernabilidad del país y defina una coalición de gobierno sólida.

La economía, al borde de la recesión

Otra de las aristas que tiene que ver con la crisis que atraviesa España corresponde a las cifras desalentadoras que se presenta en la economía de este país. El Instituto Nacional de Estadística ha dicho que el producto interno bruto (PIB) cayó en un 18,5 por ciento para el segundo trimestre de 2020, lo que pone al país al borde de una recesión.

Otras cifras que reflejan la magnitud de la crisis son las del consumo de los hogares, que cayó en 21,2 por ciento, y el de la inversión, que se redujo en un 22,33 por ciento. Según estimaciones de la Ocde, la economía española es la más afectada en la región y la más amenazada entre los países del G20.