méxico

La telenovela de Juanito


Después de tres meses de fama, Juanito, un pintoresco vendedor ambulante convertido en político, decidió entregar su puesto como jefe de la delegación de Iztapalapa, una de las localidades más pobladas y problemáticas del Distrito Federal, con un presupuesto de más de 3.000 millones de pesos mexicanos. Todo empezó, como es usual en la política azteca, por un pacto. La candidata del partido de oposición PRD, Clara Brugada, estaba inhabilitada, y el líder del partido, el ex candidato presidencial Manuel López Obrador, le pidió a Juanito que se lanzara con la condición de que si ganaba, entregara su cargo. Juanito aceptó y efectivamente triunfó, pero le gustaron tanto su nueva posición, oficina y poder, que tuvo en ascuas al país entero por tres meses mientras decidía cumplir o no su palabra. Finalmente, Juanito, después de conversar con el jefe de gobierno de Ciudad de México, Marcelo Ebrard, decidió retirarse por "problemas de salud". Pero no será lo último que se verá de este peculiar personaje que idolatra a Fidel Castro y a Hugo Chávez, pues amenazó con volver si Brugada no de-

sempeña bien sus funciones.