mundo

Polémica por la dura caricatura de Charlie Hebdo sobre atentados en Francia

El semanario crítico francés generó todo tipo de opiniones con una imagen que responde a lo que está sucediendo en ese país con respecto a los atentados terroristas.


Con tres bailarinas de cabaret decapitadas en toples, que sostienen sus cabezas, Charlie Hebdo volvió a criticar la situación de Francia, donde el terrorismo ha despertado una ola de indignación por parte de la comunidad.

El crítico semanario francés generó todo tipo de comentarios con una cruda imagen que refleja lo que está ocurriendo en ese país. En ella se ve a las bailarinas sonriendo, a pesar de estar decapitadas. La caricatura va acompañada del siguiente mensaje: “¡Francia siempre será Francia!”.

Usuarios en redes sociales critican el mensaje de Charlie Hebdo, pero otros respaldan que se muestre la cruda realidad de esa forma. En estos momentos de cobardía, hay que valorar la sensatez y la libertad", señala una usuaria.

Vale mencionar que Francia enfrenta una ola de violencia y preocupación por el terrorismo. Hace algunas semanas fue decapitado un profesor que había mostrado en clase caricaturas de Mahoma.

En París, los manifestantes se reunieron en la emblemática plaza de la República, epicentro de la enorme marcha del 11 de enero de 2015 tras los atentados yihadistas contra el semanario satírico Charlie Hebdo y un supermercado de productos kósher.

Los manifestantes homenajearon al profesor asesinado, Samuel Paty, con pancartas escritas a mano con frases como “Je suis prof” (“Yo soy profe”), “No al totalitarismo del pensamiento” o “Libertad de expresión, libertad de enseñar”.

Otros homenajes se celebraron también en grandes ciudades francesas como Lille (norte), Lyon (este) o Niza (sureste).

Samuel Paty, un profesor de Historia y Geografía de 47 años motivado y cercano a sus alumnos, según quienes le conocían, fue decapitado en plena calle, cerca de la escuela donde trabajaba, en Conflans-Sainte-Honorine, una pequeña localidad de 35.000 habitantes ubicada a 30 km de París.

Inmediatamente después del ataque, la policía intentó detener en la zona a un hombre armado con un cuchillo que los amenazó, lo cual hizo que los oficiales abrieran fuego y el presunto agresor murió.

Su identidad fue confirmada. Se trata de Abdullakh A. tenía 18 años, quien había nacido en Rusia pero era checheno y no tenía antecedentes penales, aunque sí había cometido algún delito menor.

Llegó a Francia hace doce años con sus padres, que obtuvieron el estatus de refugiados hace diez años. Los servicios de seguridad no habían registrado una posible radicalización del sospechoso.

La embajada rusa en Francia afirmó que el hombre no tenía relación con Rusia desde 2008.

Anzorov reivindicó el ataque en un mensaje de audio en ruso en el que decía que había “vengado al profeta” Mahoma, acusando al maestro de haberlo “mostrado de manera insultante”.

En el mensaje, Anzorov parece estar sin aliento y hace varias referencias al Corán. “Hermanos, rezad para que Alá me acepte como mártir”, dice, según sus palabras traducidas por la AFP.

Este mensaje fue reproducido en un video divulgado por Instagram, entre otros. Estaba acompañado por dos tuits del asesino, uno de ellos con una foto de la víctima, en el que reconocía haber matado a Samuel Paty.

Este video alude brevemente en ruso a la organización Estado islámico, según una traducción de la AFP.

Por su parte, las autoridades francesas confirmaron que el hombre que decapitó al académico estuvo en contacto con un yihadista rusófono de Siria, informó una fuente cercana al caso.

La identidad de este yihadista todavía no fue establecida, añadió la misma fuente.

Según el periódico Le Parisien, esta persona, que fue localizada gracias a su dirección IP, estaría en Idlib (noroeste), el último bastión yihadista de Siria.

*Con información de AFP