Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela.
¿Por qué Argentina se retiró de la demanda por DD.HH contra Maduro ante la CPI? - Foto: AFP

mundo

¿Por qué Argentina se retiró de la demanda por violación de DD. HH. contra Maduro ante la CPI?

“Lamentamos profundamente esta decisión del Gobierno argentino, que está lejos de defender la justicia y los derechos humanos de miles de víctimas venezolanas”: oposición.

El gobierno de Argentina confirmó que se retiró de la demanda que varios países presentaron en 2018 ante la Corte Penal Internacional (CPI) para investigar presuntos crímenes de lesa humanidad por parte del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. La decisión está ligada a la salida de ese país, en marzo pasado, del Grupo de Lima, que desconoce a Nicolás Maduro como presidente y busca salidas para la crisis que vive Venezuela. El hecho, sin embargo, trascendió solamente hasta ahora.

“El 24 de marzo comunicamos oficialmente nuestra retirada del Grupo de Lima y, como consecuencia de eso, el 25 de marzo nos bajamos de una denuncia que habíamos hecho como Grupo de Lima, porque ya no pertenecemos a él”, explicaron fuentes de la Cancillería argentina.

La denuncia se remonta a septiembre de 2018, cuando los gobiernos de Canadá, Colombia, Chile, Paraguay, Perú y Argentina entonces presidida por el conservador Mauricio Macri (2015-2019) solicitaron a la Fiscalía de la CPI, con sede en La Haya, la investigación de supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos en Venezuela. La misiva iba acompañada de dos informes elaborados por expertos internacionales en los que se documentaban procesos extrajudiciales, torturas y detenciones arbitrarias en el marco de las protestas antigubernamentales.

Todos esos países integraban, con otros seis más, el Grupo de Lima, del que Argentina, ya con el peronista Alberto Fernández como presidente, decidió salir hace dos meses por considerar que las acciones que el grupo impulsaba en el plano internacional “buscando aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes, no han conducido a nada”. Al día siguiente, el Ejecutivo argentino, cuya vicepresidenta, Cristina Fernández, tuvo una estrecha relación con el chavismo cuando fue presidenta, envió a la CPI una carta en la que formalizaba su retirada del apoyo a la investigación.

“La Argentina ha dejado de integrar el Grupo de Lima. En consecuencia, el Gobierno de la República Argentina se retira de dicha remisión como así también de toda presentación realizada en ese marco”, señala esa misiva. Sin embargo, independientemente de que Argentina desista de apoyar la demanda, la investigación de la Fiscalía de la CPI seguirá su curso.

Reacción de portavoz de Guaidó

Una vez trascendió la decisión del Gobierno de Fernández, se conocieron reacciones, tanto de la esfera política nacional como de Elisa Trotta, representante en Argentina del opositor venezolano Juan Guaidó, quien había sido reconocido como presidente encargado del país durante el mandato de Macri.

“Lamentamos profundamente esta decisión del Gobierno argentino, que lejos de defender la justicia y los derechos humanos de miles de víctimas venezolanas, beneficia a quienes han cometido crímenes de lesa humanidad, de manera probada y documentada”, señaló Trotta en Twitter.

“Los asesinatos, las desapariciones forzadas, las persecuciones y amenazas, la represión desmedida, han sido y son un hecho en Venezuela. Sus responsables están plenamente identificados, y la cabeza de todos ellos es quien hoy usurpa el poder, Nicolás Maduro”, agregó.

Trotta ya había sido muy crítica con el Gobierno peronista cuando Fernández que volvió a reconocer a Maduro como presidente tras llegar al poder en Argentina en 2019– afirmó el 18 de mayo pasado que “poco a poco” el “problema” de los derechos humanos en Venezuela “fue desapareciendo”.

“Compartimos el comunicado del Foro Argentino para el Restablecimiento de la Democracia en Venezuela, fijando posición sobre el retiro del apoyo del Gobierno argentino a la demanda conjunta en la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad en Venezuela”, indicó en otro trino.

Por su parte, Santiago A. Canton, director del Programa de Derechos Humanos de RFK Human Rights y exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y primer relator especial para la Libertad de Expresión de las Américas cuestionó la decisión del Gobierno de Argentina.

“La demanda contra Venezuela ante la CPI que el Gobierno argentino le retiró apoyo, incluye: 131 asesinatos en manifestaciones, 8.292 ejecuciones extrajudiciales, más de 12.000 prisiones arbitrarias, 289 casos de tortura,192 casos de violación, al menos 6 casos de desapariciones”, indicó.

También se manifestaron diversos integrantes de Juntos por el Cambio, la principal coalición opositora argentina.

“El presidente reafirmó su apoyo al régimen de Maduro, dejándonos alineados con una dictadura al borde del colapso”, opinó Patricia Bullrich, presidenta de Propuesta Republicana, uno de los partidos que la integran, al que también pertenece Macri.

Por su parte, el diputado Waldo Wolff consideró que el Gobierno “termina de destruir una tradición de décadas de denunciar la violación de derechos humanos en la región”.

“Hace dos semanas el presidente dijo que estaba desapareciendo el problema de los DD. HH. en Venezuela. Hoy retiró a Argentina de la demanda ante la Corte Penal de La Haya contra Maduro. En eso no improvisan. Para el kirchnerismo, los DD. HH. son una consigna electoral, no un derecho”, sentenció el también diputado Mario Negri.