mundo

Premio Nobel de Medicina asegura que el coronavirus fue creado en un laboratorio

Su aterradora teoría habla de expertos que intentan crear una vacuna contra el VIH, que se les salió de las manos. La comunidad científica sale a desmentirlo.


El reconocido virólogo francés Luc Montagnier, quien ganó el Premio Nobel de Medicina en el año 2008 por descubrir, junto con otros expertos, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), alertó por la procedencia del nuevo coronavirus que azota al mundo entero.

En una entrevista el pasado 16 de abril con el portal francés Pourquoidocteur.fr, Montagnier había expuesto su tesis de que el SARS-CoV-2 tenía un vínculo con el virus del VIH, afirmaciones que generaron polémica dentro de la comunidad científica.

Al día siguiente, el médico fue entrevistado por el canal de televisión francés CNNEWS, en donde repitió su tesis y aseguró, además, que el covid-19 habría salido de un laboratorio.

Montagnier explicó que viene investigando el origen del nuevo coronavirus y llegó “a la conclusión de que ese virus ha sido manipulado”.

No completamente, sino en parte. Hay un modelo, que es el virus clásico, que proviene del murciélago, al que se le ha agregado una secuencia del virus del VIH", aseveró Montagnier.

Incluso, afirmó que el covid-19 no tiene “un proceso natural, sino el trabajo de un profesional, un biólogo molecular”.

"Una de mis hipótesis es que estaban tratando de crear una vacuna contra el VIH", complementó.

Desmentido

La teoría expuesta por el ganador del Premio Nobel de Medicina ya ha sido desmantelada por varios científicos, que explican que hasta ahora es evidente que el nuevo coronavirus se desarrolló en la naturaleza.

Las declaraciones de Montagnier han sido severamente criticadas por la comunidad científica, aduciendo varios errores en la investigación que presentó.

La credibilidad de Montagnier

Aunque en el año 2008 Montagnier recibió el Premio Nobel de Medicina con Françoise Barré-Sinoussi, su galardón posteriormente estuvo envuelto en una polémica porque fueron acusados de tener intereses económicos en sus investigaciones.

Su credibilidad científica fue disminuyendo en los años siguientes. En 2012, algunas de sus teorías sobre el VIH fueron desmentidas por varios grupos de científicos. En 2017, más de 100 científicos firmaron una carta abierta en contra de la posición que tenía Montagnier, sobre el supuesto riesgo de las vacunas y un vínculo con el autismo.

El virólogo también dio de qué hablar mencionar curar el Párkinson y otras enfermedades degenerativas con jugo de papaya.