mundo

El sistema de un profesor de Harvard para acabar con la covid-19 en tres semanas

Michael Mina dijo que sería posible controlar la enfermedad y que la actual estrategia de pruebas es poco eficiente.


Michael Mina, profesor de la Universidad de Harvard, ha planteado una estrategia que según él podría acabar con el coronavirus en apenas tres semanas. La idea del investigador es realizar pruebas rápidas de un dólar a todos los ciudadanos cada tres días y de esta manera se evitaría que se siguiera propagando la enfermedad.

Según Mina, las pruebas PCR, que son las que detectan la enfermedad desde el inicio de la infección, tardan mucho tiempo en entregar su resultado y en la mayoría de casos se les realizan a quienes presentan síntomas. El problema de esto para el profesor de Harvard es que los principales generadores de brotes son los pacientes asintomáticos.

Las pruebas reseñadas por Mina son como las de embarazo y ofrecen un resultado en solo 15 minutos por medio de una muestra de saliva o de mucosa nasal.

El experto dijo a la revista "Harvard Magazine" que la fabricación de estos tests rápidos y baratos ya está al alcance de la industria. Además, señala que ya existen y que su precisión se está comprobando en este momento en una empresa satélite de su universidad.

Actualmente, en el mundo las pruebas PCR son las únicas que certifican con cerca de 100 por ciento de seguridad la presencia de la covid-19, pero por el tiempo que toma su análisis y la alta demanda de reactivos en la mayoría de los casos solo se hacen en los pacientes que ya tienen síntomas y algunos de sus contactos.

"La gran mayoría de tests positivos de PCR que estamos recabando están detectando a gente mucho tiempo después de que hayan dejado de ser infecciosos", dijo Mina, que es profesor asistente de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard y miembro central del Centro de Dinámica de Enfermedades Transmisibles (CCDD).

En el caso de Colombia, se ha denunciado por la Procuraduría que incluso en algunos casos pasan semanas para poder entregar un resultado a los pacientes y en ese momento ya pueden estar en estado grave o ya recuperados.

"Hemos asumido que los tests pertenecen al ámbito clínico, al del diagnóstico, y que tienen que ser realizados por laboratorios. El resultado es que tenemos un sistema de pruebas de coronavirus que está fracasando", señaló  el experto.

Mina dice que la clave, más que la cantidad de tests realizados es la velocidad en obtener los resultados y la fiabilidad de las pruebas. Considera que con la reiteración masiva de los tests cada dos días podrían corregirse muchos resultados erróneos en un plazo de 15 a 24 horas, "aunque un test rápido sea mil veces menos sensible que una PCR".

El problema de la idea del profesor es que aún no se ha comprobado la efectividad de las pruebas rápidas de este tipo y se necesita la autorización administrativa para dar luz verde a los tests rápidos. Por eso, Mina pide un cambio de las normas para poder combatir esta pandemia.

El otro tipo de pruebas que se usan en la actualidad son las serológicas, pero no serían efectivas en esta estrategia teniendo en cuenta que muestran las anticuerpos que se generan cuando se está combatiendo la enfermedad y el afectado puede estar contaagiado, pero no salir positivo en la etapa temprana de la infección.