Adiós al azúcar


Con el anuncio hecho la semana pasada termina una era en la economía cubana. Se trata del cierre de cerca de la mitad de los ingenios azucareros existentes en la isla ante la estrepitosa caída del precio del producto. La medida fue tomada en medio de una reestructuración profunda de las actividades productivas de la isla comunista, que ha llevado al gobierno a centrarse más en otras actividades agropecuarias, como los cítricos, el ganado vacuno y el tabaco. Con el azúcar muere uno de los mayores símbolos de Cuba, comparable al café para Colombia.