Intolerancia


La virulencia de los opositores al presidente venezolano Hugo Chávez está atravesando los límites del respeto a las instituciones. La prueba más reciente es un e-mail que circuló la semana pasada, en el cual se publicaron las fotografías de los integrantes del Tribunal Supremo de Justicia, que tiene en sus manos decisiones como las querellas contra el gobernante y el proceso contra los acusados de las muertes en las manifestaciones del 11 de abril. El mensaje, en una invitación a presionarlos, dice que las fotos se publican "para que usted pueda reconocerlos en la calle, en el banco, en un restaurante, en el supermercado, o cuando vaya a buscar a sus nietos a la escuela". Y la amenaza culmina con una perla: "La justicia debe ser ciega, pero no anónima".